Al parecer Intel sigue con sus problemas con su proceso de 10nm, por lo que se esta hablando desde el medio Digitimes que la compañía volverá a retrasar la arquitectura Cannon Lake hasta finales de 2018, un nuevo retraso que supone prácticamente que Cannon Lake e Ice Lake estarán disponibles casi por las mismas fechas. Inicialmente Cannon Lake estaba previsto para mediados de 2017, pero una serie de retrasos de medio año cada vez (ya que es la tercera vez que Intel retrasa esta arquitectura) ha llevado a Cannon Lake hasta finales de 2018, algo totalmente inesperado.
Según este medio, algunos ensambladores de equipos ya estarían planteándose no hacer planes sobre Cannon Lake y saltar directamente a Ice Lake en cuanto estén disponibles. Un movimiento similar al que leímos hace unos días con Eurocom, un fabricante de portátiles que iba a saltarse las placas base Z370 en espera a las Z390 y los nuevos procesadores Ice Lake el año próximo.
Intel esta sufriendo como todos sus competidores le pisan ya los talones, con una AMD que se hace fuerte en el mercado de CPU con Ryzen y con los principales fabricantes de silicio alcanzandola en cuanto a proceso de fabricación. Actualmente, TSMC ya se encuentra produciendo en riesgo su nodo CLN7FF a 7nm y comenzará la producción en masa a principios de 2018, este proceso, aun denominado como 7nm, realmente se trata de un proceso muy similar al de Intel a 10nm, sea como sea, Intel ya seria alcanzada o superada el año que viene.
Samsung por su parte lleva sirviendo obleas de 10nm desde principios de 2017 bajo su proceso 10LPE, mientras que ya se prepara para su tecnología 8LPP a 8nm la cual seria algo más cercano a los 10nm ofrecidos por Intel, 8LPP llegará a partir de comienzos de 2019.
Finalmente, Globalfoundries ya se encuentra inmersa en su proceso 7nm DUV que estará disponible a partir de la segunda mitad de 2018, mientras que 7nm EUV estará disponible a comienzos de 2019 tras ciertos retrasos después de la compra de tecnologías a IBM.
Intel tiene como decía una papeleta difícil en el mercado de superconductores con sus tres principales rivales ya pisandole los talones, con una AMD que además puede aprovechar este hecho para fabricar sus procesadores casi al mismo nivel de calidad que Intel. El futuro desde luego pinta prometedor a pesar de estar llegando ya a los limites del silicio.
 

Comentarios