Con la llegada de los nuevos iPhone Xs, iPhone Xs Max y iPhone Xr, Apple ha reorganizado toda su gama actual a la venta para ofrecer modelos de “gama baja” a precios más asequibles.

Esto ha provocado que el iPhone 6s y el iPhone SE hayan quedado oficialmente descatalogados y en su lugar hayan quedado los iPhone 7 y iPhone 8 como primeras opciones.

El iPhone 7 y iPhone 7 Plus reciben una rebaja en precios oficiales de 100 dólares, situándose en los 449 y 569 dólares los precios actuales, que con el cambio a euros en España seguramente serán precios ligeramente más elevados.

Con estos precios nos hacemos con unos móviles basados en el SoC A10  y con pantallas de 4,7 y 5.5 pulgadas respectivamente. El iPhone 7 Plus ofrece una cámara de doble sensor de 12MP y ambos modelos ofrecen una cámara frontal de 7MP capaz de grabar a 4K. Los dos iPhone 7 disponen de certificación IP67 lo cual les permite protegerse del agua y el polvo con más garantías.

Un poco más arriba tenemos al iPhone 8 y su respectiva versión Plus, que ahora tienen precios de 599 y 699 dólares respectivamente, con el principal cambio de su SoC, que aumenta el rendimiento con el A11 Bionic. Otra de las principales ventajas del iPhone 8 es la posibilidad de actualizarlo a iOS 12.

Desde mi punto de vista no supone una gran rebaja para lo que será la “gama de entrada”, pero también es cierto que estamos hablando de dispositivos muy potentes y con buenas características.