Hoy estrenamos en GamerBits una nueva sección semanal que pretende recordar los grandes títulos de la historia de los videojuegos, ya sea por fechas señaladas como será el caso de hoy o por petición popular en el futuro.

El título de hoy es Metal Gear Solid de Konami, el cual se estrenaba hace dos décadas a finales de los 90 en plena era Playstation para la misma. El título de espionaje y acción protagonizado por el ya legendario Solid Snake sorprendió en aquel 1998 por su desarrollo cinematográfico, una banda sonora y por un doblaje en español que quedo grabado en nuestra memoria.

Creado por el equipo de desarrollo de Hideo Kojima, Metal Gear Solid conseguía en su día seis millones de copias vendidas en la consola de Sony. Aunque más tarde se lanzo un remake en Nintendo Gamecube que fue muy codiciado por los usuarios de la consola a pesar de no contar con el doblaje original, por ser propiedad de Sony.

De esta manera esta entrega que no fue la primera de la saga se convirtió en la que hizo de Metal Gear Solid un título global, mientras que las anteriores entregas solo fueron populares en Japón.

Dejando de lado los datos, Metal Gear Solid presentaba una aventura en 3D de sigilo bastante novedosa en la consola de Sony, la cual nos invitaba a pasar desapercibidos mientras nos infiltrábamos en las instalaciones enemigas de Fox Hound.

Los gráficos del juego en Playstation pueden parecer muy obsoletos para lo que vemos hoy en día, pero en aquella época aquellas limitadas figuras poligonales y texturas pixeladas eran más que suficiente, por no hablar de que era lo más avanzado de la época. Metal Gear Solid además destacaba por escenas cinemáticas creadas con el propio motor del juego, un tremendo añadido en una época en la que las cinemáticas CGI parecían casi obligatorias y hacían que el juego real se distanciara mucho de ellas en calidad de imagen.

El diseño jugable del título era excepcional, con algunas mecánicas revolucionarias para la época y conversaciones muchas veces subidas de tono comparadas con lo que estábamos acostumbrados en aquella época. Cada evento estaba planificado para que no fuera igual que el anterior y cada batalla establecía alguna mecánica nueva o desarrollo que debíamos aprender para superar cada reto.

De hecho, Metal Gear Solid es también conocido por ser uno de los primeros juegos en que el jugador rompía la cuarta pared, participando en algunas escenas de juego como por ejemplo las torturas o cuando enfrentamos a Psycho Mantis y perdíamos en control de nuestro personaje debido a la hipnosis. Escena que fue muy llamativa, ya que podíamos evitar el control del personaje conectando nuestro mando en el puerto 2 de la consola.

Antes os hemos hablado del doblaje y es que en aquella época todavía encontrábamos menos títulos subtitulados, y más difícil todavía era pensar en un doblaje en castellano completo para un juego de la época. Playstation subió el listón muy alto con títulos como Metal Gear Solid o Medievil, y eso es algo que pesaba mucho en la mente de los jugadores.

Alfonso Vallés fue el encargado de darle voz al protagonista en un trabajo que se recuerda como uno de los más excelentes de la historia de los videojuegos. Un doblaje que simplemente puso la guinda al pastel del tremendo trabajo de diseño de Hideo Kojima, sumergiéndonos de forma contundente en la potente historia y el desarrollo de la aventura.

La critica en su día califico a Metal Gear Solid como uno de los mejores juegos de la consola Playstation y otras puntuaciones superiores al 9 de 10. Algunos medios dijeron que Hideo Kojima había inventado el genero de títulos de sigilo, mientras que otros medios le otorgaron premios como de “mejor villano” y “mejor final”. Todo tipo de premios que sin duda Metal Gear Solid merecía.

Sin duda lo único que nos queda esperar es que Konami decida algún día realizar un remake de esta inolvidable primera entrega, para que las nuevas generaciones puedan disfrutar de la aventura de forma actualizada.

Aunque las polémicas con la salida de Kojima de Konami y otras más que afectaron al desarrollo del título en su momento pueden hacer que sea un sueño que no llegue a cumplirse nunca o que incluso no lleguemos a ver una sexta entrega.

Daniel del Baño opina:

“No recuerdo exactamente cuándo ni dónde me encontré por primera vez con este juego, pero sí recuerdo que me abofeteó, metafóricamente, en la cara. Con fuerza. Varias veces. En aquél entonces, la industria del videojuego era muy distinta. No hacía mucho que los juegos que llegaban a Europa lo hacían en francés porque Francia era el país más grande y, por mera estadística, así era más probable que más gente lo entendiera. Los ejemplos más recientes de localización al español tampoco eran muy alentadores, pues veníamos de títulos como Final Fantasy VII… juego mítico entre los míticos y el favorito de un servidor… pero archifamoso por tener una de las traducciones al español más infame de la historia. Metal Gear Solid no es un juego muy largo, está dividido en dos discos, lo cual hacía que tuviéramos que ir abriendo ya la consola a las pocas horas de empezarlo… pero ahora entiendo, echando la vista atrás, que de Kojima se diga que es un cineasta frustrado. Las interminables conversaciones por códec, las cinemáticas inacabables seguidas de más cinemáticas inacabables… Me daba igual pasarme el juego una y otra vez, conocer la historia, saberme diálogos de memoria… Ignoraba el hecho que gráficamente dejara mucho que desear, uno entendía que la capacidad técnica de aquella consola tan sencilla con un sólo mega de memoria de vídeo no daba para más, incluso los intentos de difuminar aquellos píxeles como puños con desenfoques de movimiento me parecían hasta adorables… Sentía que estaba dentro de una película. La localización del juego era increíble. La traducción era buena y el doblaje, impecable. Me daba igual lo malo que tenía el juego, todo lo demás me desbordaba. No ignoraba sus fallas, simplemente me daban igual. El gameplay era fluido y, aunque no era perfecto, sabías que cuando la liabas parda y te descubrían los enemigos, había sido por tu culpa. Los personajes están bien escritos, se notaba que no había miedo en incluir tacos o referencias sexuales en el guión… Odiaba la mecánica de las tarjetas y la temperatura, pero adoraba hacer el animal enfrentándome, por ejemplo, a Sniper Wolf por segunda vez con los misiles Stinger en lugar del rifle… Esa historia con sus giros de guión y, sobre todo, el cómo está contada; simplemente, me atrapó… y lo sigue haciendo a día de hoy.”

Veronica Vega Opina:

“Guardo un muy grato recuerdo de este juego, fue el primer título que tuve completamente en español y su jugabilidad era increíble para aquella época.

Tenía muchos ratos de cinemáticas y diálogos, además de que realmente la historia se te quedaba corta y siempre tenías ganas de más debido a que poseía un guion elaborado. Pero todo ello lo compensaba con el hecho de poder controlar por completo a Snake, siempre dentro de las posibilidades de la consola claro.

Este título ponía a prueba tu paciencia y estrategia a la hora de evadir tiroteos o enfrentarlos y te permitía también entrenar en un campo de batalla virtual prácticamente infinito (yo nunca llegué a pasarme todo el entrenamiento completo).

En aquel momento fue una apuesta segura para quien lo disfrutó, algunos como yo, incluso varias veces, ya que era un juego que te invitaba a rejugarlo para descubrir cosas nuevas cada vez.”