Inicio Análisis / Opiniones Jueves va de retro: SEGA Dreamcast, la última consola de SEGA

Jueves va de retro: SEGA Dreamcast, la última consola de SEGA

0
252

Esta semana había pensado en hablaros en Jueves va de retro sobre Sonic Adventure, pero en el transcurso de los días he pensado que lo mejor era dar una vuelta de tuerca a la sección y hablar de la consola que le dio vida, que no es otra que la última consola de videojuegos de SEGA, Dreamcast.

Como decia, SEGA Dreamcast representa la sexta y última consola del fabricante japonés que reunió como colaboradores a Hitachi y Microsoft para crear una nueva consola “creadora de sueños” que superara por mucho a Playstation y Nintendo 64.

Dreamcast comenzó como una batalla de diseños entre SEGA America y SEGA Japón, ya que la segunda finalmente no quiso ceder el diseño de hardware a sus colegas estadounidenses. Por lo que la consola que hoy conocemos hoy en día es fruto de los esfuerzos de la sede japonesa, mientras que la versión del equipo americano con una GPU Voodoo 2 de 3DFX fue rechazada.

El equipo japones de desarrollo en SEGA optó por el mismo procesador Hitachi SH4 RISC de 32-Bit a 200Mhz, pero eligió como GPU a una PowerVR2DC fabricada por NEC de 128-Bit a 100Mhz. Lo cual daría pie a que se considerará a la Dreamcast como la primera consola de 128-Bit.

Sega optó para su consola como formato de disco por el GD-ROM, un disco similar a los CD-ROM convencionales que albergaba 1,2 Gigabytes. Algo que se consiguió acercando las hendiduras de escritura en el disco y aprovechando mejor el espacio de grabación, aunque se tuvo que reducir la velocidad de rotación del disco a la mitad para poder aprovechar componentes de los lectores CD-ROM que llevaban ya algún tiempo en el mercado, por lo que se redujeron costes significativamente.

Lamentablemente el formato extraño de almacenamiento de los juegos no pudo conseguir que los piratas hicieran copias de los mismos, por lo que al final Dreamcast fue conocida mucho por la facilidad de realizar copias de sus juegos, ya que ni siquiera se necesitaba la instalación de un chip para lograr reproducir las copias en la consola.

Otra de las grandes novedades de Dreamcast fue añadir de serie un módem para permitir el juego online, lo cual solo se comercializaba como accesorio opcional en anteriores consolas o en la competencia. La introducción del módem logró popularizar algunos títulos como Phantasy Star Online, que fueron muy populares por ser uno de los primeros juegos en ofrecer las mecánicas multijugador de escuadrón en un juego 3D y en una consola.

El gamepad de la consola también era todo un ingenio para la época y de alguna manera se le puede considerar un predecesor del mando que unos años después incorporaría la primera consola Xbox. Aunque este tenia una forma más esférica que intentaba recordar el diseño de la consola y disponía de dos ranuras para accesorios en su centro.

Curiosamente, Dreamcast también quiso innovar en cuanto a las tarjetas de memoria de la consola como las conocíamos hasta la fecha, ya que las tarjetas de memoria VMU (Visual Memory Unit) oficiales eran una consola portátil que podíamos utilizar con algunos mini-juegos que ofrecían los títulos de la consola o ver las partidas guardadas en su interior.

Cada VMU necesitaba de dos pilas CR 2032 para funcionar y nos permitía jugar a juegos como Chao Adventure que venia incluido en Sonic Adventure y que nos presentaba un juego al estilo Tamagotchi. Una idea que sin embargo era tremendamente fallida, ya que el consumo de batería era tremendamente alto para juegos que eran demasiado básicos, aunque esta podía usarse con la batería agotada y no perdía los datos guardados.

Otra funcionalidad de los VMU era poder conectarse entre si, permitiendo algunas funcionalidades multijugador muy limitadas entre varios poseedores de una Dreamcast. La pantalla de esta mini-consola se mantenía encendida al conectarse al mando y algunos juegos llegaron a ofrecerle alguna funcionalidad real.

Dreamcast se estrenaba en a finales de 1998 en Japón y en octubre de 1999 en Europa, por lo que ya podéis imaginar la importancia de la época, ya que Playstation 2 no llegaría hasta el año 2000 con una consola mucho más potente. Por lo que disfruto de dos años en los que sorprendía con un apartado gráfico muy superior a su principal rival Playstation.

Sin embargo, no todo eran buenas noticias para SEGA, puesto que su consola se las tuvo que ver con el anuncio de Playstation 2 en abril de 1999, cuando no llevaba ni un año a la venta. Mientras que sus principales juegos como Sonic Adventure, Power Stone y Soulcalibur no conseguían lograr buenas ventas.

El segundo factor clave para el fracaso de Dreamcast fue su estrecha relación con la placa para recreativas Naomi (que se basaba en el hardware de Dreamcast), lo cual propiciaba que los juegos lanzados en los principales arcades llegaran a la consola. Algo que inicialmente parecía tremendamente positivo, pero que daba entre los jugadores la sensación de que Dreamcast era una consola de juegos arcade que se vendían a precio completo, una estrategia que chocaba contra los juegos con extensas campañas para un jugador y mucho más complejos que tenían sus rivales.

SEGA trató de resistir la llegada de Playstation 2 con una bajada de precios a la mitad que la consola de Sony, la cual acompaño de una intensa promoción de su juego online mediante SegaNet. Esta estrategia logró aumentar las ventas de la consola un 150% en el año 2000, pero se debían mayormente a que Playstation 2 se encontraba agotada poco después de su lanzamiento.

Dreamcast llegó a 2001 estrenando Sonic Adventure 2 como décimo aniversario de Sonic The Hedgehog, pero finalmente las reestructuraciones internas de la compañía japonesa y el fracaso de grandes proyectos como Shenmue y Shenmue II, obligaron a SEGA a desaparecer del mercado de las consolas para siempre, dando muerte definitiva a Dreamcast como la última consola de la compañía poco después.

El mayor poder gráfico de la consola de SEGA no pudo hacer frente a la todopoderosa Playstation de aquella época. Algo similar a lo que le ocurrió a Nintendo con su Nintendo 64, aunque el gran rival de SEGA si logró sobrevivir a aquella época y con el tiempo supo hacer la competencia dos generaciones más tarde con Wii y dominando siempre en el mercado portátil, donde por cierto, SEGA también fracasó.

En cuanto al presente, ahora mismo SEGA es uno de los más importantes editores y desarrolladores del mercado de los videojuegos, albergando bajo su manto muchas importantes propiedades intelectuales. Y aunque la compañía japonesa jamás se ha pronunciado oficialmente al respecto, ni ha confirmado nada, desde hace años circulan muchos rumores de que SEGA podría volver al mercado del hardware con una nueva consola.

Lo cierto es que Dreamcast protagonizo una etapa muy importante de mi vida consolera, y disfrute mucho de ambos Sonic Adventure y Shenmue, mientras que con Crazy Taxy y Soulcalibur ofrecían ratos arcade al mayor nivel de la época.