Hoy os traemos un vídeo de Rise of the Tomb Raider. Hemos elegido el mismo por dos circunstancias concretas: una de ellas es que un juego muy muy GPU dependiente, pero no olvidemos que en su versión de DirectX 11 también en muchas pantallas es muy muy duro con las CPU, pero en este caso si es de los juegos que cumplen lo que prometió DirectX 12 y multiplexa el renderizado. Por lo tanto las llamadas a draw call (a dibujo de la gráfica) no se hacen con un solo core como se ha hecho en la mayoría de juegos relizados en DirectX 11 y anteriores o OpenGL.
Sin más dilación os dejamos con el vídeo para que vosotros saquéis vuestras propias conclusiones, eso sí, tened en cuenta que hablamos de una RX480 que no deja de ser una tarjeta de gama media.
 
https://www.youtube.com/watch?v=SeC80WUI_YM&feature=youtu.be