La edición inglesa de Nikkei publica hoy un articulo acerca de los ex-empleados de Konami y el calvario que están sufriendo de manos de una compañía legendaria de los videojuegos que esta comportándose de una forma cada vez menos respetable. Todo empezó como todos conoceréis con el despido de Hideo Kojima en diciembre de 2015, el creador de Metal Gear Solid, algo que podríamos poner al nivel como si Nintendo hubiera despedido a Shigeru Miyamoto, prácticamente podemos decir que Konami se extirpo su propio corazón y le dio la oportunidad de trabajar de forma independiente generando esta vez riqueza para si mismo en vez de para la compañía. Y así lo hizo, el despido de Kojima provoco la fundación del nuevo estudio Kojima Productions donde el desarrollador japones ahora si puede dar rienda suelta a su creatividad sin el yugo que le suponía Konami.
Por supuesto, Hideo Kojima no cae bien a todo el mundo, unos lo consideran un genio y otros le consideran un vende humo o le acusan de atribuirse el merito de todo el equipo de desarrollo que esta detrás de el, al que al parecer no se le da el crédito que se merece. Konami post-Kojima presento Metal Gear Survive el cual no se ha recibido con mucha expectación por los fans de la saga y del cual Kojima declaro no haber participado ni tener nada que ver, algo que la compañía japonesa considero como una agresión a su producto y una violación de su contrato, por lo que Konami habría optado por no pagar la indemnización por despido a Hideo Kojima, algo que seguramente desembocará en los próximos meses en un nuevo drama judicial.
Pero el considerar a Hideo Kojima como un “enemigo” no termina aquí, según este articulo el año pasado Kojima Productions quiso adherirse a ITS Kempo, una aseguradora de salud para compañías de juegos y internet en Japon, algo crucial para los empleados de este tipo. El resultado fue que su solicitud fue rechazada y cuando se pregunto a ITS Kempo por la razón esta señalo que las solicitudes pasan por su presidente antes de ser presentadas a votación a la mesa para ser aceptadas.
Casualmente, el presidente de ITS Kempo no es otro que Kimihiko Higashio, uno de los presidentes de Konami. Pero el articulo 22 de la ley de seguros de sanidad estipula que este tipo de decisiones deben ser tomadas en mayoría por la mesa y solamente cuando hay un empate, el presidente de la mesa decide, por lo que queda claro que Konami se va a ver envuelta en una nueva polémica debido a esta decisión totalmente irregular de su presidente.
Y lo que es peor, la misma ley habla de que las aseguradoras de salud tienen que anteponer el interés publico al interés personal y que las decisiones no pueden ser dejadas en manos de una sola persona, por lo que Konami muy probablemente habrá metido en un problema a ITS Kempo si esto llega a manos de la justicia.
La historia no acaba aquí y sigue con otros ex-empleados que están encontrando problemas para buscarse su futuro fuera de Konami y es que según una fuente de una agencia de contratación Konami estaría enviando quejas oficiales a compañías que contratan a sus ex-empleados y se notifica a una compañía durante el proceso de selección cuando un candidato es un ex-empleado de Konami, ambas cosas haciendo muy difíciles las cosas para los ex-empleados a la hora de buscar un nuevo empleo, ya que son señalados como “el enemigo”.
La cosa habría llegado a tanto que una de las grandes compañías de Japon habría dado instrucciones precisas a sus empleados de no contratar a ex-empleados de Konami bajo ningún concepto o un caso similar de un conocido canal de televisión japones. Dándose ya situaciones tan absurdas como algún empleado pasándose al sector de la construcción temporalmente para poder aplicar a su siguiente trabajo en la industria del videojuego sin la mano negra de Konami o que uno de los ex-empleados se vio obligado a cerrar su propia empresa ante las amenazas de la compañía japonesa.
Además de esas desagradables experiencias buscando empleo, los ex-empleados de Konami no pueden contar nada respecto a su paso por la compañía ante la amenaza de ser llevados ante un proceso judicial, por lo que realmente toda la información que se va obteniendo llega a través de fuentes que no revelan su nombre o de investigaciones periodísticas independientes.
Konami esta viviendo como muchos de sus “grandes” abandonan la compañía en un éxodo masivo en busca de un futuro mejor, como Naoki Maeda (Compositor Dance Dance Revolution), Akari Uchida (Productor de LovePlus), Minoboshi Taro (Ilustrador de LovePlus) o Shinichi Hanamoto (un ejecutivo que permitió a la compañía hacerse con los derechos del popular Yu-Gi-Oh). En algún momento Konami empezó a ver a sus empleados no como a valiosos recursos, si no a como potenciales enemigos capaces de filtrar información de la compañía, lo que ha provocado que muchos de ellos terminen marchándose a aportar su talento a otros, mientras que Konami desgraciadamente ya no parece demasiado interesada en desarrollar juegos de primer nivel.
De hecho, en 2014 algunos empleados que dieron un “Like” en Facebook a un estado de un ex-empleado que contaba que había empezado a trabajar para otra compañía fueron cambiados de puestos en la compañía (de lo que se entiende un cambio a peor) y lo que revela que Konami se mantiene vigilante a las redes sociales de sus empleados, otro abuso más en la lista y estamos seguros que no será el ultimo.