A finales de 2017 hemos asistido como por fin los precios de los productos basados en memoria NAND como son los SSD comenzaban a bajar sus precios tímidamente debido mayormente a un aumento del stock, una bajada que se mantuvo durante el último trimestre del año pasado pero que parece haberse detenido durante el primer trimestre de 2018.
Según apunta Digitimes, los precios de la memoria NAND deberían seguir bajando durante el tercer trimestre pero a un ritmo mucho más bajo que el año pasado con muchas posibilidades de que los precios se congelen de nuevo. El motivo es que muchos productos SSD han visto una rebaja del 50% entre noviembre de 2017 y el primer trimestre de 2018, lo cual ha hecho que se estimule de forma notable las ventas de este tipo de productos volviendo de nuevo a una situación de alta demanda de stock.
Desde el medio se apunta a que muchos OEMs de equipos premontandos están optando por promocionar todos sus equipos con SSD NVMe PCIe gracias a los nuevos volúmenes de producción, algo que hemos notado en la gran mayoría de modelos anunciados en los meses recientes, ya que casi cualquier equipo monta como mínimo algún SSD en formato M.2 ya sea SATA o PCIe.
Otro de los motivos del descenso de precios ha sido la desaceleración de las ventas de dispositivos móviles como los smartphones, aunque en 2018 los principales fabricantes han comenzado a aumentar la cantidad de memoria que equipan estos dispositivos, volviendo a poner en apuros la demanda de memoria NAND.
En cuanto a memoria DRAM, el medio espera un aumento de la demanda durante el tercer trimestre según apuntan sus fuentes, por lo que esperar a rebajas de precios de memoria DDR4 parece que no va a ser posible.

Comentarios