La Comisión Federal de Comercio de Estados Undios (FTC por sus siglas en inglés) ha anunciado que comenzará a investigar las cajas de botín (Loot Boxes) en los juegos. Esta investigación es fruto de una solicitud presentada por una de las actuales senadoras del congreso, Maggie Hassan, la cual se muestra muy preocupada por la proliferación de estas mecanicas que ya generan 50.000 millones de dólares a la industria de los videjuegos.

A Hassan le preocupan especialmente los más pequeños, ya que son los más susceptibles a adquirir este tipo de contenido premium mediante dinero real y que en muchos casos ya lo consideran como “una parte del juego”. Por supuesto la senadora también habla de los movimientos de otros países respecto a esto, como por ejemplo es Bélgica, que ha obligado a los desarrolladores de juegos tan importantes como Overwatch, CS:GO o FIFA 2019 a retirar estas formas de monetización.

Desde la Entertainment Software Association, que representa la asociación de editores de videojuegos con más socios en Estados Unidos, se han mostrado contrarios a este movimiento. Ya que según ellos las cajas de botín no tienen valor en el mundo real (Pero si las cobran a buenos precios) y que en ningun caso pueden compararse con un juego de apuestas, además añaden que las cajas de botín mejoran la experiencia que ofrecen los videojuegos.

La reacción de la ESA obviamente va en la línea de defender estas formas de monetización, ya que todas las principales editoras estadounidense han declarado enormes beneficios durante los últimos años por las ventas de contenido vía micropagos.

En Europa por ahora no tenemos ningún gran movimiento en firme y en España no se ha empezado ni siquiera a comentar, pero es más que evidente que según varios países vayan limitando estas formas de monetización los demás repetirán acciones en sus respectivos territorios.