Antiguamente cuando los usuarios querían descargar música (u otros tipos de contenido) recurrían a sistemas P2P. Desde el legendario Emule hasta el más actual Bittorrent, mientras que la llegada de contenedores de archivos online favorecía la descarga directa. Hoy en día descargar música es mucho más fácil con la llegada de servicios de streaming de música o incluso desde servicios de streaming de vídeo como YouTube, ya que resulta una alternativa muy popular para descargar música bajándose un vídeo de YouTube ya convertido en MP3 para usarlo en cualquiera de nuestros dispositivos.
Esto ultimo incluso puede realizarse desde website especializados o desde aplicaciones para diversos sistemas operativos, por lo que se convierte en una tarea fácil a la que cualquier usuario tiene acceso aun con mínimos conocimientos, solo con saber que esa posibilidad existe. Sólo en Reino Unido el aumento de trafico a estos sitios web se ha incrementado en un 143% poniéndolos ya por encima del total de visitas de sitios de Torrent, lo cual convierte a este método sin duda en una de las principales fuentes de música ilegal.
Por otro lado, las aplicaciones de streaming legal también se han vuelto muy populares convirtiéndose en alternativa para aquellos que si quieren pagar por la música, pero no quieren pagar precios desorbitados por adquirirla desde sus formatos más habituales como son el CD. Por si fuera poco, además incluyen una larga lista de música “gratuita” de muchos músicos o cantantes que se promocionan de esta manera queriendo aumentar su publico en sus eventos en vivo.
En España ahora contamos con la llegada de nuevo del Canon Digital, el cual cobra a todos los usuarios de dispositivos o consumibles digitales de forma indiscriminada para compensar a los autores, lo cual muchos entienden que si te cobran por piratear de alguna manera te están legitimando a piratear, aunque el gobierno ni las entidades de gestión lo admitan.

Comentarios