Por si no fuera poco para Valve y su plataforma de juegos digitales Steam con el estreno de la plataforma de Bethesda que ahora tiene en exclusiva los títulos AAA del editor, ahora se le suma la sonada amenaza de la Epic Games Store, la cual da donde más duele, en el reparto de dinero entre plataforma y desarrollador.

Para muchos desarrolladores y editores la diferencia es clara, Steam cobra un 30% del dinero por el que se vende un juego en su plataforma, un porcentaje que ha animado ya a prácticamente todos los grandes editores a vender sus títulos por su cuenta. Epic Games Store, rebaja ese porcentaje hasta el 12% el cual al menos para los pequeños desarrolladores ya ha supuesto una gran ventaja, por lo que las consecuencias han empezado a dejarse notar en Steam.

Uno de los primeros afectados a sido Satisfactory, un juego de Coffee Stain Stain Studios que inicialmente iba a lanzarse en Steam bajo el modelo Early Access en 2019 y que ahora ha eliminado su pagina en Steam en favor de un lanzamiento exclusivo en la tienda de Epic Games.

Otro de los juegos clave ha sido Ashen, ya que el juego ha pasado también a cambiar su pagina en Steam y su fecha de lanzamiento a un TBA (To Be Anounced – pendiente de anuncio), cuando inicialmente se esperaba su llegada en 2018. 

Rebel Galaxy Outlaw y Genesis Alpha One también han confirmado su exclusividad en la tienda Epic Games Store, por lo que parece que Epic va muy en serio con su plataforma y está dispuesta a firmar algún tipo de acuerdo que no ha trascendido para asegurarse exclusividades.

Por otro lado, hoy también me ha llamado la atención que Rage 2 ha sido incluido en el lanzador de Bethesda.net, lo cual casi ya me confirma que es un hecho que la secuela del título será exclusiva de su plataforma y que Steam no lo recibirá.

Esta guerra abierta entre plataformas de juegos digitales es algo que hasta ahora no se había dado en PC, ya que Steam reinaba como líder indiscutible hasta la fecha sin nadie que le hiciera sombra, incluso entre las plataformas propias de otros desarrolladores. Pero Steam viene sufriendo en los últimos años de un completo sangrado de títulos AAA que ya no van a estar disponibles en su plataforma digital, obligando a los jugadores de PC a tener que recurrir a cada vez más plataformas digitales.

Esto también me despierta cierto miedo, ya que Steam hasta cierto punto consiguió ganarse la confianza de los jugadores tras años de funcionamiento de que sus bibliotecas digitales estaban a salvo. Pero ahora con tantas plataformas es probable que con el tiempo alguna termine desapareciendo y con ella las bibliotecas de juegos que hayamos comprado, un escenario que imagino que no hace mucha ilusión a nadie.

Por supuesto, falta ver si desde Valve se van a plantear una contraofensiva al sistema de comisiones, ya que ha quedado muy en evidencia que Steam estaba aprovechando su situación dominante para hacer mucha más queja de la que debería.