Una nueva filtración de una review de los procesadores AMD Ryzen 2000 ha revelado muchos datos interesantes sobre la nueva familia de procesadores basados en la arquitectura Zen+ a 12nm. En concreto la review procede de la revista francesa CPCHardware, aunque la filtración proviene como habitualmente de la web videocardz conocida ya por las numerosas filtraciones de productos.
En esta review se analizan los procesadores Ryzen 7 2700X, Ryzen 5 2600X y Ryzen 5 2600, sin duda los procesadores más interesantes para los gamers y aquellos que requieran de potencia multi-núcleo para otras tareas semi-profesionales como la edición de vídeo, diseño 3D etc…
Los procesadores han sido probados bajo una placa de gama baja A420, aunque desde la revista se afirma que utilizar una placa de gama alta como pueden ser las X370 o X470 no provoca una diferencia de rendimiento para estos procesadores. Dicho sea de paso, los procesadores podrán utilizarse en las placas de chipsets serie 300, con las limitaciones de no poder utilizar el Precision Boost o XFR 2.0.
El primer cambio notable para estos procesadores es un aumento considerable de las frecuencias, ya que el nuevo Ryzen 7 2700X llega con una frecuencia base de 3.7Ghz y un Turbo Boost hasta los 4.35Ghz, por lo que entendemos que la barrera de los 4Ghz ahora es fácilmente superable tanto con overclock como de serie. Ryzen 5 2600X por su parte llega con un aumento hasta los 3.6Ghz de base y 4.25Ghz en Turbo, mientras que su versión “no-X” reduce hasta los 3.4Ghz de base y 3.9Ghz en Boost.
Ryzen 5 2600 mantiene su TDP de 65W, mientras que las versiones X han visto aumentado su TDP desde los 95W hasta los 105W. Un cambio de TDP que puede parecer insignificante, pero que por otro lado nos revela el coste de haber aumentado las frecuencias tal cual veréis más adelante en las pruebas.
AMD de esta manera pone sobre la mesa la competencia contra los Intel Coffee Lake de octava generación lanzados recientemente, ya que Ryzen 5 2600 se sitúa en el entorno de los 200€ para competir directamente con el Intel i5-8600 con la ventaja de disponer de 6 hilos adicionales para el AMD. Ryzen 5 2600X se situará en el entorno de los 250€ para competir contra los Intel i5-8600K de nuevo con la ventaja de contar con seis hilos adicionales y finalmente el Ryzen 7 2700X queda sobre los 370€ para competir contra el Intel i7 8700K, con dos núcleos y cuatro hilos adicionales de ventaja para AMD.
Todos los procesadores de AMD llegarán con disipador incluido, ya que el 2700X llega con un Wraith Prism en su embalaje, 2600X con un Wraith Spire y 2600 con un Wraith Stealth, buenos disipadores de AMD que dejan fuera de lugar las soluciones de gama baja de terceros para estos procesadores.
Pasamos a las pruebas de esta revista. Uno de los primeros test ha sido comprobar las frecuencias Turbo según los núcleos utilizados, que como podemos ver en su gráfica ha mejorado notablemente proporcionando una escalada de frecuencias según el numero de núcleos utilizados:
 

 
La segunda prueba pone en evidencia que AMD ha estado trabajando para reducir las latencias en la memoria y mejorar su soporte, ya que tal como reza la siguiente prueba, vemos como la latencia ha mejorado considerablemente respecto a la generación anterior. Aunque por otro lado vemos que sigue habiendo cierto margen a favor de Intel.
 

 
No solamente la latencia ha mejorado de cara a la memoria RAM instalada, sino que además la cache L2 y L3 también ha mejorado notablemente sus velocidades de acceso. Una muestra de que las comunicaciones internas de los nuevos procesadores Ryzen han mejorado considerablemente.
 

 
El aumento de frecuencias sin embargo, no ha llegado sin un coste, ya que como podemos ver en la siguiente tabla, los consumos han aumentado de forma considerable respecto a la anterior generación, aunque no de forma alarmante. Sin embargo, hay que fijarse en un dato positivo y es que el consumo en reposo ha bajado ligeramente.
 

 
Finalmente toca ver los procesadores en cuanto a rendimiento, en el que podemos ver como claramente los nuevos procesadores se posicionan por encima de su competencia en tareas profesionales. Los resultados gaming sin embargo no son tan espectaculares ya que las mejoras son bastantes bajas respecto a sus predecesores, aunque  bien recibidas por supuesto.
 

 
La nueva serie de procesadores AMD Ryzen 2000 sin duda aporta una nueva vuelta de tuerca respecto a la generación anterior y demuestra que AMD está dando los pasos correctos para intentar volver a liderar el mercado de CPU en los próximos años. Teniendo en cuenta que Zen+ apenas representa un refresh frente a la arquitectura original y que veremos las verdaderas mejoras con la llegada de Zen 2 a principios del año que viene, el futuro de AMD se nos presenta brillante ante nuestros ojos.