De alguna manera a todos nos sorprendió durante el Nintendo Direct de la semana pasada que se anunciarán todos los juegos de Final Fantasy de la era Playstation en Nintendo Switch a excepción de Final Fantasy VIII.

Las razones de este curioso “olvido” para la octava entrega en Switch y Xbox One, haciendo que no podamos volver a jugar con Squall, Rinoa y Compañia son más ridículas de lo que pensáis, puesto que Square Enix perdió el código fuente del juego después de lanzar su versión de PC. Por lo que para lanzar el juego de nuevo Square Enix debería verse obligada a reprogramarlo desde cero.

Al parecer está curiosa historia se remonta hasta 1997 con el lanzamiento en PC de Final Fantasy VII, ya que Square ordenó trabajar a un pequeño estudio en California a empleados de la propia Square y Eidos en esta versión. Square en Japón envió a su estudio en California lo que ellos pensaban que era el código fuente, pero en Square no tenían ningún sistema de almacenamiento a largo plazo que permitiera salvar los códigos fuente de cada juego después del lanzamiento, por lo que el código de Final Fantasy VII y más tarde el de Final Fantasy VIII se perdieron.

Por suerte Square logró recuperar el código fuente de la séptima entrega de alguna manera con muchísimos problemas, pero la octava quedo perdida para siempre sin ninguna oportunidad ya de recuperarse. Por supuesto para Square Enix ahora no sería rentable reprogramar un juego de esta envergadura en su forma original.

Al final de la jugada la única esperanza para Final Fantasy VIII es un remake desde cero del título, que dependerá en mayor parte de como sea el resultado final de ventas del esperado remake de la séptima entrega. Y desde luego esta historia destaca la tremenda importancia de preservar los videojuegos más allá del lanzamiento en formatos seguros y a largo plazo con diferentes copias para evitar estos incidentes.

Por ahora, esta amarga historia deja a Switch y a Xbox One sin la octava entrega, ya que la única opción para estas consolas sería emular de alguna manera la versión original de Playstation o la de PC.