Todo parecía alegría cuando Netflix anunciaba la adaptación de The Witcher a una serie bajo su plataforma de vídeo en Streaming, incluso cuando se anunció que Henry Cavill sería el en cargado de darle vida a Geralt de Rivia. Pero lo que no han podido aguantar una gran cantidad de fans han sido las noticias sobre el casting de Ciri, en el cual se estaba buscando a una mujer negra, asiática o de una minoría étnica para representar a un personaje en el que tanto las novelas como los videojuegos e incluso la anterior serie de televisión la representan como una mujer caucásica de orígenes élficos.

El siguiente paso de este drama se ha dado en sus últimos días cuando la showrunner de la serie Lauren S. Hissrich ha protagonizado en Twitter su salida de la red social debido a la gran cantidad de criticas recibidas:

“Es el momento de realizar un pequeño paréntesis en Twitter. El cariño que hay aquí es increíble, y el odio, esclarecedor, como una auténtica Trial of the Grasses , excepto por el hecho de que DEBO leer menos y escribir más, o de otra forma jamás tendremos un jodido final. Volveré pronto con más de Sardinilla. Sed buenos los unos con los otros, ¿vale?”

Los fans creen que se está realizando en la serie un “blackwashing” (básicamente convertir a los personajes blancos en negros, el contrario al whitewashing que se denuncia en muchos casos de otras series) debido a las necesidades de Netflix de hacer que su contenido parezca lo más políticamente correcto posible. Y señalan concretamente a Hissrich porque prometió en mayo de este mismo año que durante la producción no se darían este tipo de cambios en los personajes, ya que algunos fans ya se temían movimientos similares.

Por supuesto desde aquí no voy a defender las actitudes de amenazas que se han llegado a ver en las redes sociales. Pero si que entiendo que los fans puedan sentirse molestos o “estafados” cuando se cambia dramáticamente la descripción de un personaje para ajustarse a lo políticamente correcto.

De hecho, la decisión del casting de Ciri ha provocado una gran cantidad de burlas en las redes para Netflix, con una gran cantidad de memes y señalando que la plataforma solo cambia a protagonistas y no suele usar sus cambios políticamente correctos en los villanos. Desde algunos sectores incluso se está pidiendo un Boycot a Netflix y The Witcher, pidiendo a los usuarios que se den de baja de sus suscripciones al servicio como modo de protesta.

No creo que se trate precisamente de un problema de racismo, ni creo que se deban tapar problemas de la acogida de la caracterización de los personajes por estos motivos. Pero si creo que es necesario relajar las tensiones y esperar al resultado final.

 

 

 

 

 

 

Comentarios