Uno de los grandes éxitos recientes de Netflix ha sido “Por Trece Razones”, una serie que va más allá del típico drama juvenil y expone temas tabú como el suicidio, el acoso escolar o en la segunda temporada hemos visto como se añadía la posibilidad de una masacre en el instituto protagonizada por uno de los alumnos.

Por Trece Razones ha sido muy bien acogida por los fans y la popularidad suele traducirse en nuevas temporadas, por lo que el servicio de streaming ha comenzado a preparar la tercera temporada. El problema está en que los actores no son ignorantes al éxito de la serie y como es normal, han pedido a Netflix sustanciosos aumentos de sueldo, que en algunos casos podrían llegar a multiplicar por cinco las cantidades iniciales de la primera temporada.

De está manera Dylan Minnette, que da vida al protagonista Clay Jensen, habría pasado a cobrar un sueldo de 200.000 dólares por episodio, una cifra que se iguala a la que cobran los niños protagonistas de Stranger Things en la plataforma.

El problema para Netflix ha surgido cuando el resto de personajes secundarios como Tony (Christian Navarro), Justin (Brandon Flynn), Jessica (Alisha Boe), Bryce (Justin Prentice), Alex (Miles Heizer), Tyler (Devin Druid) y Zach (Ross Butler) han solicitado un aumento de sueldo por episodio hasta los 150.000 dólares, lo cual ha situado sus sueldos que actualmente rondan entre los 20.000 dólares y los 60.000 dólares en un autentico problema para el rodaje de la tercera temporada.

Por el momento parece haberse suspendido la primera lectura de guiones en busca de un acuerdo de sueldos que satisfaga a todas las partes, por lo que la serie se habría paralizado totalmente hasta resolver este asunto.

Desde mi punto de vista, los supuestos “secundarios” han cobrado gran protagonismo en la segunda temporada, mientras Clay Jensen se vio desplazado en minutos de pantalla mientras se contaban las historias de estos personajes. Lo cual hace justificable el requerimiento de una subida de sueldos respecto a la segunda temporada, aunque para Netflix puede volverse insostenible tener que invertir más de 1 millón de dólares en sueldos por cada episodio en actores.

Sea como sea la serie seguirá despertando muchas inquietudes entre los fans, los que creen que se ha vuelto un escenario ideal para denunciar el acoso escolar y sexual, y quienes creen que está fuera de lugar convertir este tipo de problemas en una serie de televisión enfocada a jóvenes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here