Digital Foundry ha publicado una muy interesante comparación de Dark: Souls Remastered en Nintendo Switch, comparando con las versiones de PS4/Xbox One y la versión original aparecida en Xbox 360.

El resultado es que la versión de la consola de Nintendo es mucho más fiel al juego original que a las versiones remasterizadas de las consolas de nueva generación, ya que el equipo de desarrollo ha optado por mantener las texturas originales y la gran mayoría de efectos tal cual fueron diseñados en el juego para Xbox 360.

Esto ha provocado que la versión Switch sea poco más que una versión del juego que puede funcionar a 1080p en el modo sobremesa y 720p en el modo portátil, que a diferencia del original además de mejorar la resolución desde los 720p dinámicos si mantiene de forma mucho más estable los 30fps casi de forma constante durante todo el juego.

Las versiones de PlayStation 4 y Xbox One recibieron un retoque significativo en iluminación, sombras y texturas, donde en el último apartado se han añadido muchas con teselado que si bien por un lado aportan más calidad, no han aportado nada nuevo. Es más, en muchos casos como podremos ver en el vídeo de Digital Foundry, se ha conseguido que la versión Switch tenga un mejor resultado final de imagen que las versiones de las consolas más potentes, ya que en algunos casos los cambios de texturas o iluminación no han sido precisamente beneficiosos.

El resultado queda a la vista en el vídeo y cada uno podrá juzgar por si mismo que versión ha quedado mejor en la remasterización: