Desde el verano de este mismo año corren varios rumores acerca de que Microsoft estaría ya desarrollando una nueva Xbox de nueva generación basada en el juego en la nube. Una consola que acompañaría el lanzamiento de Xbox Scarlett y llevaría un hardware mucho más modesto en busca de ofrecer una consola económica más accesible.

Ahora una nueva tanda de rumores sugieren que Microsoft estaría pensando en utilizar la nueva APU AMD Picasso que formará parte de la serie 3000 de los procesadores Ryzen. Este nuevo procesador estaría basado probablemente en la arquitectura Zen 2 y dispondría de cuatro núcleos que entregarían 8 hilos gracias al SMT habilitado, acompañados de un GPU de 512 Stream Processors en 8 Compute Units.

Esto dejaría a este AMD Picasso personalizado (quizás con una GPU mayor) con un TPD básico de 15W, lo cual permitiría a Microsoft si no se excede en ese cambio probable de GPU por un modelo mayor, mantener un TDP muy reducido y un modelo de consola de pequeño tamaño. 

El cambio a una GPU mayor, seguramente basada en arquitectura NAVI permitiría que la consola fuera retrocompatible sin depender de la nube o en el mejor de los casos disponer de versiones más humildes de los juegos de Xbox Scarlett. Esto dejaría las capacidades de juego en la nube para reproducir juegos en una calidad mayor que podría alcanzar los 4K o para aquellos juegos que no puedan reproducirse en esta consola más humilde.

Desde luego suena muy interesante y aún dependiendo totalmente de la nube dejando solo la retrocompatibilidad de Xbox One y anteriores consolas en manos del hardware humilde de la consola, tendríamos una Xbox “de nueva generación” a precios mucho más accesibles, que seguramente vendrá acompañada de Xbox Game Pass como mayor atractivo.