Llegó el día, la nueva generación de consolas está ya completa con PlayStation 5

0
19

PlayStation 5 se ha hecho de rogar en Europa debido a que Sony optó por un lanzamiento no simultaneo que favorecía a Japón y Estados Unidos con un lanzamiento el 12 de noviembre, mientras que en Europa hemos tenido que esperar hasta el 19 de noviembre para podernos hacer con la PlayStation de nueva generación.

Sony llega a su quinta generación de consolas sobremesa PlayStation con más de 113 millones de PlayStation 4 vendidas, situándose claramente como líder de la pasada generación aunque acechada por una Nintendo que parece imparable con Switch. PlayStation 5 llega a las tiendas con dos modelos diferenciados únicamente por la presencia o no del lector Blu-Ray, ya que en esta generación Sony apuesta por un modelo digital 100€ más económico frente a los 499€ del modelo estándar, lo cual supone una amplia diferencia frente a la estrategia de Microsoft que ofrece una consola 200€ más económica con Xbox Series S, pero mucho menos potente que Xbox Series X, también sin lector y con un SSD reducido a 512 GB.

En cuanto a los aspectos técnicos, PS5 opta por una APU o SoC personalizado fabricado por AMD con un procesador Zen 2 de ocho núcleos y dieciséis hilos a 3.5 Ghz de frecuencia variable, junto a una GPU de arquitectura RDNA 2 a 2.23 Ghz con frecuencias variables (aunque se rumorea que Sony ha optado por una arquitectura no completa). En cuanto a la memoria tenemos 16 GB de memoria GDDR6 a 448 GB/s y un SSD de 825 GB diseñado especialmente por la propia Sony para ofrecer una velocidad de 5.5 GB/s en datos sin comprimir, una de las principales características de la consola. Sorprendentemente el SoC de PS5 llega apostando por una refrigeración un tanto extrema, ya que Sony ha utilizado un conductor de metal líquido entre el disipador y el SoC para aumentar la eficacia de la refrigeración.

Con este potente corazón Sony consigue en PlayStation 5 dar soporte Ray Tracing con su nueva GPU además de conseguir unos variables 10,3 TeraFlops de potencia dependientes del mantenimiento de las frecuencias de la GPU, mientras que en el lado del SSD Sony espera que sus altas velocidades cambien el como se desarrollan los juegos en los próximos años. En el lado del audio, Sony opta por el Tempest Engine, una tecnología de audio 3D que pretende mejorar por mucho el posicionamiento espacial y la calidad de audio frente a PlayStation 4, una de las grandes promesas de Mark Cerny, el arquitecto de la nueva consola.

PlayStation 5 se ha diseñado especialmente para ofrecer juego a 4K, aunque ya hemos visto como la técnica de reescalado checkerboarding de PlayStation 4 Pro ha vuelto para quedarse para ofrecer unos 60 fps más estables, ya que mantener los 4 K nativos parece una tarea complicada para los juegos de nueva generación si se opta por los 60 fps o en los juegos donde se utiliza Ray Tracing, que optan por unos más “cinemáticos” 30 fps.

No todas las mejoras de PlayStation 5 se limitan al hardware, ya que el nuevo mando DualSense también llega cargado de novedades y con un aspecto poco habitual en la familia de consolas PlayStation, ya que se ha optado por una configuración donde predomina el blanco con detalles en negro, con novedades funcionales como son los nuevos gatillos adaptativos que permiten sentir mejor aquello que estamos controlando y una respuesta háptica en la vibración que introduce importantes novedades de inmersión en los nuevos juegos diseñados para aprovechar estas funcionalidades.

Otro de los grandes cambios de rumbo en PlayStation 5 es el añadido de la retrocompatibilidad, ya que si en el pasado el máximo responsable de PlayStation, Jim Ryan, despreciaba esta característica presente en las rivales Xbox, en esta generación la presión popular prácticamente les ha obligado a trabajar en ello ofreciendo al menos la compatibilidad con los juegos de PlayStation 4. El resultado es un catalogo de PlayStation 4 compatible casi en su totalidad, aunque las diferencias con el sistema de Xbox se han hecho notar rápido, ya que Sony se limita a ofrecer funcionalidad, los perfiles de PlayStation 4 Pro o en el mejor de los casos 60 fps con Game Boost, lo que está lejos de la situación de parches con mejoras que está ofreciendo Xbox Series y que se ha dejado notar incluso en nuevos lanzamientos como Watch Dogs Legion o Assassin’s Creed Valhalla.

Aunque el aspecto de retrocompatibilidad es mejorable, Sony llega con un potencial first party mayor a su rival, ya que Microsoft ha fallado a la hora de ofrecer títulos de propia factura durante su lanzamiento, mientras que Sony llega con novedades como Spider-Man: Miles Morales, Astro’s Playrooom, el remake de Demon’s Souls y prepara ya un catalogo potente para 2021 Gran Turismo 7, Returnal, Ratchet & Clank: Rift Apart, Horizon Forbidden West y God of War: Ragnarok además de contar con algunos exclusivos como Final Fantasy XVI y probablemente la segunda parte de Final Fantasy VII.

Eloy Puigcerver
Apasionado de los videojuegos, el hardware y el entretenimiento audiovisual, mi propia trifuerza que trato de plasmar cada día en Gamerbits.
Suscríbete!
Notificar
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios