Ya os hemos hablado en varias ocasiones de que las “nuevas” placas Z370 de Intel podrían generar polémica, ya que a pesar de estar utilizando el mismo Kaby Lake PCH que las de serie 200, estas no son compatibles con los procesadores Kaby Lake o Skylake a pesar de usar exactamente el mismo socket. Y claro esta, los nuevos procesadores Coffee Lake solo pueden utilizarse en las nuevas placas base Z370, que curiosamente se han lanzado con cierta prisa, dejando fuera los chipsets de gama media y baja, que llegarán a mediados de 2018.
Intel se excusaba hablando de que los nuevos procesadores Coffee Lake han mejorado la entrega de energía a los procesadores y que las nuevas placas base Z370 cumplen con este diseño, pero la realidad es que los nuevos Coffee Lake aun con más núcleos conservan el mismo TDP de 95W y se hace difícil pensar que las placas más potentes del mercado Z270, que además, son prácticamente los mismos modelos y diseños que estamos viendo en Z370 con un simple cambio de nombre, no serian capaces de hacer funcionar estos nuevos procesadores.
Hoy hemos podido leer en Hothardware y nl.hardware que Intel estaría bloqueando expresamente el soporte a los procesadores de sexta y séptima generación haciendo que los fabricantes de placas base inserten un bloqueo vía microcodigo en sus BIOS. De hecho, destaca el segundo articulo, en el que se han atrevido ya a probar un procesador Kaby Lake en una placa base Z370 (que debería estar bajo NDA), confirmando este bloqueo intencional.
Intel de alguna manera esta jugando con fuego en un momento bastante critico para su plataforma mainstream, atacada por los nuevos procesadores Ryzen que han demostrado estar recuperando cuota de mercado para AMD en este segmento a marchas forzadas durante los últimos meses. Esta forma de forzar a los consumidores a adquirir las nuevas placas base de serie 300, por lo que parece ser una simple escusa de compatibilidad forzada por ellos mismos, no va a gustar mucho.
Por no hablar de que si algún fabricante filtra “por error” una BIOS que si es compatible o algún modder consigue una versión modificada funcional, podría desatarse un autentico escándalo para la imagen de Intel.