Era ya un secreto a voces en los últimos días que Windows 11 se iba a presentar en breve y finalmente Microsoft ha abierto el telón de su nuevo sistema operativo, al cual podremos actualizar gratuitamente desde Windows 10.

Windows 11 supone un cambio visual de interfaz enorme frente a Windows 10, aunque también vamos a encontrar novedades a nivel de código e incluso alguna novedad que debería haber llegado a Windows 10, pero parece haberse reservado para el nuevo sistema operativo.

En cuanto a nivel visual y de interfaz, hay un cambio fundamental en el menú de inicio con un nuevo diseño de ventanas redondeadas, el regreso de los Widgets y una barra de tareas que ahora se posiciona centrada. En cuanto a la organización de ventanas tenemos Snap Layouts, que permitirá ordenar mejor las ventanas hasta un máximo de 4 aplicaciones al mismo tiempo y pudiendo escoger su posición. También se ha añadido un nuevo modo oscuro.

Windows 11 también se acerca a la usabilidad estilo móvil con una nuevo teclado táctil con Swipe, nuevos gestos táctiles y opciones de dictado de texto. Microsoft también ha añadido opciones de calibración de color para personas con problemas para visualizar ciertos colores.

El explorador de archivos también ha recibido cambios grandes, ya que la ventana de búsqueda se ha mejorado con una nueva versión que pretende ser más intuitiva.

Windows 11 quiere dejar claro también su relación con el gaming y Xbox apostando por DirectX 12 Ultimate como pilar fundamental del nuevo sistema operativo. Como novedades, se introducirá Auto HDR para juegos no compatibles con HDR y Direct Storage para reducir los tiempos de carga.

El cambio más sorprendente en Windows 11 es el soporte para apps de Android, un soporte que se realizará mediante Intel Bridge, por lo que se desconoce que tal le irá al hardware AMD en este aspecto. Las aplicaciones de Android se descargarán vía Microsoft Store, pero lo hará gracias a la integración de la Appstore de Amazon.

Las aplicaciones de Android en Windows 11 se ejecutan en una ventana que imita directamente a la de un móvil en proporciones, las cuales podrán moverse y ejecutarse en paralelo.

Finalmente toca hablar de requisitos del sistema, ya que este va a ser uno de los temas más polémicos de Windows 11, ya que si bien se exigen procesadores de doble núcleo como mínimo y de 64 bits, junto a 4GB de memoria RAM, 64GB de almacenamiento y una GPU compatible con DirectX 12, el mayor problema reside en la exigencia de la presencia en el equipo de un modulo TPM 2.0, algo que solo está presente en los equipos más modernos.

El modulo TPM 2.0 se exige en el equipo en busca de luchar contra el malware avanzado y Microsoft ha pasado este requisito prácticamente en la letra pequeña. Si quieres comprobar si tu equipo cumple con los requisitos de Windows 11, puedes hacerlo desde su app de testeo oficial.

Apasionado de los videojuegos, el hardware y el entretenimiento audiovisual, mi propia trifuerza que trato de plasmar cada día en Gamerbits.
Suscríbete!
Notificar
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios