Ayer os hablábamos de como Microsoft había comenzado a desplegar su nueva actualización de octubre de Windows 10 a todos los poseedores de su sistema operativo, pero al parecer, no todos han podido instalarla.

Microsoft estaría bloqueando a los usuarios de procesadores Intel Skylake o superiores por un problema de compatibilidad de drivers de audio en sus GPU integradas, de ahí a que ayer Intel lanzará rápidamente un nuevo driver con soporte para esta actualización, del cual os hablamos aquí.

El bloqueo se produce a través de una pantalla que nos avisa de un problema de compatibilidad en la instalación, el cual puede resolverse instalando los nuevos drivers de Intel antes mencionados.

Por ahora Microsoft recomienda evitar instalar la actualización hasta la semana que viene cuando se produzca ya el despliegue masivo para todos los equipos. Nosotros hemos tenido problemas con una plataforma Intel X99, ya que el equipo no es capaz de iniciarse y vuelve a la versión anterior.

Comentarios