Hace unos días Kenichiro Yoshida, director ejecutivo de Sony, volvía a encender la mecha de la polémica sobre la restricción del juego cruzado en Playstation 4 declarando que su plataforma era la mejor para jugar y la que ofrece la mejor experiencia.

Unas palabras que señalaban directamente a Fornite y la tremenda polémica generada este verano al descubrirse que las cuentas de Playstation 4 del título, no pueden utilizarse en otras consolas, pero si en plataformas como PC o móviles. Una restricción completamente arbitraría y que únicamente busca retener a algunos jugadores utilizando su posición dominante de ventas.

Desde Microsoft, su vicepresidente corporativo Mike Ybarra comenta en Twitter, que cree que Sony no escucha a los jugadores y que todos los juegos deberían ofrecer juego cruzado y progresión compartida, con además posibilidad de elegir periférico y otras opciones para el jugador.

Ybarra también señala que de la misma manera que Sony es líder en ventas con su consola Playstation 4, Microsoft no solo es Xbox, si no que también son los responsables de Windows PC, el sistema operativo dominante.

Aunque por otro lado, aunque Microsoft gestione las plataformas de PC Windows, se me hace muy difícil pensar que la compañía de Redmond llegara a bloquear el juego cruzado a la fuerza desde su sistema operativo. Ya que ahora mismo está característica es más bien dependiente de las plataformas de juegos digitales.

Pero también es digno de mencionar que en PC, Microsoft ejerció de forma similar contra Steam y otras plataformas digitales dada la obligación de utilizar Xbox Live en los juegos vendidos desde la Store de Windows. Por lo que algunos jugadores que compraron títulos bajo su plataforma se vieron con la situación de no poder jugar con sus amigos de Steam en su momento.

La duda por supuesto para los jugadores queda si especulamos en que hubiera hecho Microsoft de ser Xbox la plataforma dominante y se viera en la misma situación que Sony. Ya que el planteamiento de juego cruzado también puede verse como una estrategia oportunista en busca de que los jugadores no se vean obligados a comprar la plataforma líder para jugar con sus amigos.

 

Comentarios