Microsoft ha detenido este fin de semana el despliegue de su Windows 10 October 2018 Update (version 1809), ya que algunos usuarios que han instalado está actualización han reportado perdidas de datos después de la misma.

Desde la compañía de Redmond se ha tomado la decisión de detener el despliegue, el cual ya inicio con problemas de drivers importantes forzando a fabricantes como Intel a lanzar una actualización para sus GPU integradas de sus procesadores modernos.

Por ahora obviamente desde aquí no recomendamos su instalación, ya que suele ser bastante prudente esperar unas semanas si queremos evitar los problemas de lanzamiento como en esta ocasión.

Comentarios