Microsoft ha vivido desde el lanzamiento de Windows 10 en 2015 numerosos problemas con sus sistema operativo debido a las actualizaciones, lo cual provocó que la compañía de Redmond decidiera retrasar las actualizaciones para clientes empresariales e incluso llegar a bloquearlas para ciertos equipos.

Este problema es sin duda recurrente, ya que cada ciertos meses algún problema vuelve a surgir relacionado con las actualizaciones, por lo que Microsoft se ha planteado una nueva solución para los clientes que requieran una mayor estabilidad.

La solución pasa por ofrecer a los clientes un nuevo servicio llamado “Microsoft Managed Desktop”, que se trata de un Windows 10 por suscripción en equipos compatibles que en teoría debería aportar a los negocios un sistema completamente actualizado, seguro y monitorizado por parte de Microsoft.

Por supuesto el sistema de suscripción implica un pago mensual en vez de un pago único por licencia y podría incluirse en algunos equipos especialmente diseñados para la máxima compatibilidad, que también podrían ofrecerse en formato alquiler.

Microsoft no ha anunciado todavía oficialmente nada y el cambio de modelo provocará que Microsoft sea directamente responsable de los equipos bajo este nuevo servicio, por lo que ofrecerá soporte directo para ellos.

Comentarios