Algunos recordareis hace algunos meses cuando Microsoft presentó Smart Delivery, un servicio de descarga de juegos que se estaba probando en Xbox One y que permite la descarga parcial de los juegos de forma jugable para que puedan estar disponibles lo antes posible. Para ello, Microsoft está usando inteligencia Artificial para que su propio sistema aprenda que archivos son necesarios primero y cuales pueden dejarse para descargas en segundo plano.

Con la llegada de Xbox Series X la compañía pretende ir más allá, ofreciendo este servicio tanto para juegos digitales como juegos que se hayan comprado en formato físico, además de ofrecer la funcionalidad de compra cruzada entre las actuales Xbox One y Xbox Series X. Esto significa que podremos comprar un juego para cualquiera de las dos plataformas y utilizarlo en la otra, ya sea físico o digital, ya que será la consola la encargada de descargar e instalar los archivos correspondientes.

Obviamente, este sistema tendrá sus limitaciones, ya que dependerá de los desarrolladores el activar esta opción o no hacerlo, ya que como muchos ya estaréis pensando, algunos desarrolladores preferirán vender una nueva copia para la nueva consola para poder activar las mejoras. El primer desarrollador en confirmar el apoyo a esta funcionalidad ha sido CD Projekt Red, quien se ha comprometido a permitir a los jugadores de forma gratuita a ofrecer la versión Xbox Series X solo con tener una copia de Xbox One.

Esto implica que no todos los juegos de Xbox One recibirán una actualización gráfica para la consola de nueva generación y quedará pendiente de la función de retrocompatibilidad el utilizar los perfiles de Xbox One o Xbox One X para los juegos. Aunque, todo hay que decirlo, Microsoft se ha portado de una forma muy respetable con el tema de la retrocompatibilidad en el pasado, por lo que es esperable la ausencia de problemas en este sentido.

Comentarios