El pasado mes de diciembre Microsoft registró en Estados Unidos varias patentes relacionadas con una nueva versión del gamepad de Xbox One que introduciría Force Feedback, una novedad interesante para mejorar un mando que ya es considerado de los mejores.

Para los desconocedores de que se trata el Force Feedback, se trata de una respuesta de fuerza del controlador, que suele ser bastante habitual en los volantes de gama alta para juegos de conducción y que introduce a través de unos motores una fuerza que mueve el volante reaccionando a lo que ocurre en el juego. Esto produce que por ejemplo en una pista deslizante tengamos una fuerza que gira las ruedas a un lado y tengamos esa resistencia adicional a la hora de girar el volante, lo cual resulta en un realismo mayor.

Microsoft estaría planeado añadir este sistema a los gatillos de sus mandos en Xbox One, los cuales ahora dispondrían de ese Force Feedback que aumentaría el realismo y la inmersión en los juegos. Por ejemplo un buen caso serían los títulos de conducción, donde el freno y el acelerador podrían mejorar notablemente con varias sensibilidades dependiendo del vehículo conducido.

Otros escenarios que se me ocurren serían shooters al usar diferentes tipos de armas con gatillos más ligeros o más pesados, o incluso aprovechar esta característica para juegos de aventuras y plataformas para determinadas acciones como mover objetos pesados o escenas criticas donde se quiera aportar mayor tensión, como podría ser un personaje que cae por un acantilado sujetándose de un borde.

Desde luego una idea muy interesante que veremos si ve la luz en Xbox One o si realmente se trata ya de algo que veremos en la próxima generación con Xbox Scarlett.

Comentarios