Microsoft ha querido adelantarse a Sony revelando algunos detalles sobre Xbox Series X, su nueva consola para la siguiente generación, detalles que más o menos ya se habían filtrado en las últimas semanas, pero que sirven de confirmación para los rumores.

El corazón de las nuevas Xbox Series X será fabricado por AMD, siendo la arquitectura Zen 2 la utilizada para la CPU en un numero indeterminado de núcleos e hilos, aunque se entiende por los rumores que será un procesador de 8 núcleos y 16 hilos de procesamiento. La GPU que acompaña a este potente procesador será de arquitectura RDNA 2, la cual promete ofrecer una potencia de 12 TFLOPS, doblando holgadamente a Xbox One X, y sobrepasando casi en 10 veces a la Xbox One original. Esta nueva GPU será compatible con Ray Tracing y tecnologías como Variable Rate Shading, que permiten a la GPU centrarse en objetos individuales y más importantes en la pantalla, dejando ciclos libres para poder sacar un mayor partido a la potencia de la GPU.

La GPU de la consola se remata con soporte para HDMI 2.1, la tecnología ALLM ( Auto Low Latency Mode), VRR (Variable Refresh Rate) y soporte para hasta 120Hz/Fps. Mejoras que vienen orientadas a mejorar la calidad de imagen y sobretodo la suavidad de la misma frente a pasadas generaciones.

Otra de las funcionalidades reveladas es la importancia de incorporar un SSD NVMe como almacenamiento, ya que según Microsoft será posible reanudar una partida en múltiples juegos de forma inmediata.

Ahora ya solo queda que Microsoft presente la consola de forma física y podamos ver en alguno de los eventos el verdadero potencial de la misma.

Comentarios