Microsoft hasta ahora ofrecía los desarrolladores la posibilidad de usar UWP para crear aplicaciones que funcionen tanto en Windows 10 como en Xbox One, el problema principal reside en que hasta ahora los recursos de Xbox One que podían usar esos desarrolladores eran tremendamente limitados, por lo que no era interesante desarrollar con este método.
Las cosas cambian y durante los últimos meses Microsoft ha estado dando importantes pasos para acercar a Xbox One a PC y viceversa, por lo que estas limitaciones van a llegar a su fin con la nueva Windows 10 Fall Creators Update, la cual, según podemos ver en el gráfico proporcionado por Microsoft entrega muchos más recursos a los desarolladores:
 

 
Todos los elementos reciben mejoras, en cuanto a la CPU se pasa de cuatro núcleos compartidos y seis núcleos exclusivos, mientras que en cuanto a la memoria RAM, ahora se permite acceder hasta a 5GB en contra de un único GB al que se podía acceder antes. Finalmente en cuanto a la GPU, la versión anterior solo permitía disponer de un 50% de la GPU usando la API DirectX 11, mientras que ahora los desarrolladores podrán hacer uso de la potencia completa de la GPU con la API DirectX 12.
Importantes ventajas, orientadas a que muchos desarrolladores de títulos para PC se planteen un lanzamiento bajo UWP en Xbox One, que a la vez servirá para que muchos juegos se lancen en formato UWP para Windows 10, popularizando más esta plataforma.

Comentarios