Microsoft ha anunciado que terminará el soporte oficial a Windows 7 en enero de 2020, por lo que el sistema operativo de los de Redmond dejará de recibir actualizaciones de seguridad desde ese momento.

Los profesionales y empresas que cuenten con licencias por volumen podrán acceder al programa de soporte de pago que extenderá el mismo hasta enero de 2023, un soporte por dispositivo que incrementará el precio cada año para incentivar el salto a Windows 10.

Windows 7 tiene ahora mismo cerca del 40% de dispositivos Windows bajo su control seguido muy de cerca ya por Windows 10.

Pero Microsoft sigue teniendo bastantes problemas en la adopción de Windows 10, ya que no logró que empresas y usuarios saltarán al nuevo sistema operativo ni con el programa de actualización gratuito. Ya que desde la desaparición de este programa la adopción de Windows 10 se ha reducido significativamente.