Esta semana vamos a hablaros de una discusión muy recurrente en entre los jugadores de videojuegos, que suele darse mayormente en las redes sociales y suele generar desencuentros entre quienes consideran Gamer a cualquier persona que juega videojuegos y quienes tienen un punto de vista de una persona más hardcore en este mundillo.

Que el mundillo de gamers hay numerosos desencuentros por multitud de temas no es un secreto para nadie, ya que un ejemplo habitual son las Console Wars, entre los jugadores de consola y PC, que en los últimos meses han ido dando un viraje en una extraña unión en contra de los jugadores de juegos para móviles. Pero un tema que suele crear polémica es quien puede considerarse dentro de este grupo de “Gamers” o “videojugadores”, pero para empezar a hablar de esto quizás habría que llegar al principio de la historia.

El comienzo de la historia está en el nacimiento de los videojuegos como entretenimiento hace más de cuatro décadas, un nacimiento donde la televisión era considerada “la caja tonta” por aquellos más conservadores, por lo que os podéis imaginar la imagen que tenia alguien que se pasaba horas jugando frente a el.

Los años fueron pasando y la llegada de las consolas hicieron que el videojuego diera un salto muy importante al publico general, pese a que durante años se seguía hablando de nuestro afición como una perdida de tiempo e incluso comenzaban las polémicas acerca de lo negativos que eran algunos escenarios de violencia que se presentaban.

Los chavales, muchas personas jóvenes e incluso gente ya bastante mayor se enamoraron al instante de este mundo, quien podía tenía una consola, quien no iba a casa de un amigo que la tuviera y las salas de recreativos eran todo un santuario en los que encontrar juegos de gran calidad. Obviamente, pasaron los años y las consolas cada vez han sido más populares, internet añadió más jugadores online y los teléfonos móviles han captado a millones de jugadores que no se atrevían a dar el salto a nuestro entretenimiento favorito.

Entonces llega la pregunta ¿quien es un gamer?, la lógica nos dice que un gamer es aquel que juega a videojuegos y disfruta de nuestro apasionante mundo. Pero hay quien discrepa, ya que muchos de los jugadores actuales apenas son casuales que se han visto atraídos por la moda e incluso hay aquellos que dicen ser gamers por puro postureo y sacarse un par de fotos con consolas o mandos que jamás han tocado para otra cosa.

Por lo tanto siempre hay discusión sobre donde deberíamos trazar la línea entre un jugador y un casual, una línea que en muchas ocasiones es muy fina, ya que dependiendo de la opinión de cada persona se exigen más o menos cosas para ser un gamer de verdad.

Desde mi punto de vista, este tipo de discusiones vuelven a nuestro entorno un poco más tóxico cada vez y hasta cierto punto deberíamos de agradecer que cada vez más gente se sienta identificada con el mundo de los videojuegos, aunque muchas veces sean del tipo que llevan camisetas de Los Ramones sin siquiera saber quienes son. Al menos han ayudado de alguna manera a hacer que un gamer sea algo más que alguien a quien miraban con desprecio como Friki (por cierto, otros que también han cambiado su imagen notablemente a mejor).

Respecto a ser gamer, considero que ocurre como en cualquier otra afición y tiene mucho que ver con amar aquello que haces. ¿Te gustan los videojuegos, pero solo los de un tipo? eres un gamer, no hace falta que repases toda la historia de los videojuegos, ni hayas jugado a todos los must have del mundo mundial (que hoy en día son muchísimos), al menos haz aquello que te gusta y no te sientas mal por ello.

En cuanto a los posers, pues hacerse una foto con un mando de la consola no te hace gamer, lo mismo que hacerte una foto con peluches de Mario o Yoshi tampoco. Un gamer juega, y si no juegas, no eres gamer, eres puro postureo.

Así que si quieres ser un verdadero gamer, lo primero que debes hacer es dejarte de preocupar por ello y disfrutar de este mundo todo lo que puedas sin que nadie te diga el como has de disfrutarlo.