MSI ha presentado hoy oficialmente su nueva placa base Z370 Gaming PRO Carbon AC, uno de los primeros modelos oficialmente presentados del fabricante para dar vida a los nuevos procesadores Intel de octava generación Coffee Lake.
Esta nueva placa base mejora la estética de la pasada generación añadiendo mayor y mejor iluminación LED RGB, pero no todo queda en la estética, puesto que como placa base de alta gama del fabricante cuenta con grandes características. La primera de las características es que la placa base incluye una tarjeta WIFI 802.11ac en formato M.2 pero instalada sobre una tarjeta PCIe x.1, esto nos deja libres los dos puertos M.2 restantes para dispositivos de almacenamiento en este formato, con uno de ellos incluyendo el M.2 Shield para refrigeración.
La placa base cuenta con un diseño eléctrico de 9+1 fases divididas en dos zonas con dos disipadores de grandes dimensiones, asegurando una buena disipación de las VRM, algo que es muy importante en una plataforma diseñada para el overclock.
En cuanto a disposición de puertos PCIe, encontramos tres ranuras x16, dos de ellas reforzadas por MSI Steel Armor y separadas con un espacio adicional para configuraciones multiGPU. Además, contaremos con tres ranuras PCIe 2.0 x1 adicionales.
MSI como siempre sigue apostando por soluciones de audio de calidad, con una controladora Realtek ALC1220 HD y con componentes eléctricos Nichicon Gold japoneses de alta calidad. En cuanto a conectividad USB, disponemos de cinco puertos USB 3.1 Gen 2 traseros, incluyendo además uno Tipo C reversible. Mientras que cerca del conector PS/2 combo contamos con dos puertos USB 2.0. Para el frontal, contamos con cuatro puertos adicionales USB 3.1 Gen 2 a través de sus headers y otros cuatro USB 2.0 para el frontal.
Finalmente, en cuanto a conexión a la red por cable contamos con la habitual Intel i219V Gigabit que ofrece una red de gran calidad.