En esta época de revisión políticamente correcta de prácticamente todo el contenido no paramos de vivir una polémica tras otra incluso por los detalles más pequeños. La nueva polémica del año relacionada con videojuegos ha surgido con Nintendo y Super Smash Bros. Ultimate, ya que se ha acusado al juego de contener escenas racistas entre su contenido.

En concreto “las voces de alarma” señalan al personaje de Mr. Game & Watch, uno de los luchadores del juego que está basado en las conocidas consolas del mismo nombre fabricadas en los 80. La polémica ha surgido con uno de sus ataques que simula a la maquina “Fire Attack” en la que el personaje hace referencia al protagonista de aquel juego que dispone de una antorcha y parece tener un diseño similar a un nativo americano.

Este diseño con el cual el personaje puede quemar a sus rivales ha levantado las quejas en las redes tildándolo de racista, llegando a exigir a Nintendo que cambie el este movimiento antes del lanzamiento del título. Os dejamos con una imagen del personaje en cuestión realizando el ataque: