Según cuenta el Wall Street Journal, Nintendo estaría preparando una nueva revisión de Nintendo Switch para el verano de 2019, la cual introduciría una nueva pantalla LCD que enfocaría las mejoras a un menor consumo, más brillo y más delgada. Algo que mejoraría la vida de la batería de la consola.

Nintendo ya ha alcanzado los más de 20 millones de consolas vendidas este mismo verano y desde luego la consola tiene margen para mejora, ya que incluso su hardware interior podría aprovechar alguno de los procesos de fabricación a 16nm, 14nm o 12nm que pronto van a quedar más libres para lanzar una versión revisada de su SoC. Este cambio pequeño implicaría mejores consumos y menor temperatura para la consola híbrida.

Por otro lado, creo que una revisión de la consola podría aportar un mejor aprovechamiento del marco en cuanto a su pantalla, ya que el panel actual tienen unos margenes excesivamente generosos y muy probablemente se podría extender la pantalla en algo más de una pulgada. Lo cual sería enormemente positivo a la hora de visualizar los detalles más pequeños en modo portátil.

En cuanto a la revisión del hardware, un menor consumo y calor siempre son mejores, pero una consola revisada con un pequeño empujón de frecuencias ayudaría a muchos juegos a alcanzar los 1080p en el modo sobremesa o a mantener framerate mucho más estables. Ya hace tiempo también se comentó la posibilidad de ampliar la memoria RAM de la consola en la revisión, lo cual también sería interesante, aunque Nintendo se las vería de nuevo con una “New 3DS” que finalmente no supo aprovechar.

 

Comentarios