Según Takahashi Mochizuki en una reciente entrevista a The Wall Street Journal, Nintendo no estará preparada para entregar a los desarrolladores cartuchos de 64GB de capacidad para Nintendo Switch en 2018, teniendo que esperar a 2019 para poder utilizar estos soportes de mayor capacidad.
Actualmente la nueva consola híbrida de Nintendo dispone de cartuchos de 32GB como máximo para los juegos que requieren mayor espacio de disco, mientras que los formatos más utilizados son los de 8 y 16GB para la mayoría de juegos al no necesitar de estas cantidades. El problema llego hace poco con la llegada de DOOM a Switch, obligando a los desarrolladores a separar el modo multijugador en una cuantiosa descarga opcional de 9GB, tras diseñar el juego para utilizar el cartucho de 16GB.
Como comente en su día en un articulo de opinión, el problema no es tanto la capacidad máxima del cartucho y si tenemos que señalar al precio del mismo. Ya que en la consola de Nintendo encontramos tres líneas de precio diferentes, que casualmente coinciden con el tamaño del cartucho (con algunas excepciones de algunas Third Party). Un claro ejemplo son Mario Odyssey y Zelda: Breath of the Wild, los cuales hacen uso de los cartuchos de 8GB y 16GB  respectivamente con un precio de más de 50€, mientras que Mario Kart 8 Deluxe, que hace uso del cartucho de 8GB cuesta algo menos en el entorno de los 40€ y juegos como Dragon Quest: Heroes I & 2 que hacen uso del cartucho de 32GB costarán 60€ cuando lleguen a nuestro mercado.
Obviamente el problema no es tan grave como en la época de Nintendo 64 cuando los juegos llegaban a doblar su precio dependiendo de la capacidad utilizada, pero si representa un problema para los desarrolladores con juegos más extensos, que requieren mayor capacidad de almacenamiento o que directamente son ports de las versiones de consola de nueva generación, ya que estos últimos suelen utilizar discos Blu-Ray de una o dos capas de 25GB y 50GB respectivamente.
Los cartuchos de 64GB podrían aliviar el problema de capacidad de la consola de Nintendo, aunque por otro lado aumentarán el precio de los juegos que lo utilicen. De ahí se entiende que Nintendo haya decidido retrasar la aparición de estos, buscando probablemente una previsible bajada de precios de este tipo de soportes. Esto provocaría una bajada de precios para los cartuchos de 16 y 32GB, mientras que la opción de 64GB quedará únicamente para aquellos que necesiten el espacio.
Por ahora la solución para Nintendo parece estar en las descargas opcionales y en optimizar mucho el espacio utilizado, siendo la segunda algo que las third party no suelen valorar demasiado.