El actor Norman Reedus ha hablado en un reciente Podcast acerca de su papel en Death Stranding, la nueva obra de Hideo Kojima con su nuevo estudio de desarrollo.

Reedus ha comentado acerca del juego que su trama gira acerca de las personas y de como estas construyen puentes y conexiones entre si mismas, pero que su personaje Sam tiene fobia a ser tocado y no es la persona más indicada para hacerlo. Aunque su situación, revela Reedus, cambiará a lo largo del juego.

El actor también ha confirmado que los jugadores de Death Stranding tendrán que afrontar decisiones que cambiarán el progreso de la historia y que marcará una diferencia en el transcurso del juego, aunque no ha desvelado la profundidad de las mismas.

Por otro lado, quizás el aspecto más interesante del podcast es que Reedus revela que el juego podría lanzarse a principios de 2019 y que por si fuera poco tendrá secuelas, lo cual asegura un futuro a la franquicia.

Aunque por ahora Death Stranding parece no estar terminado, ya que el actor también ha revelado que sigue teniendo pendientes sesiones de captura de movimientos la semana que viene. Lo cual puede indicar que algunas escenas del juego todavía se encuentran en desarrollo.