El mes pasado os hemos hablado numerosas veces del GeForce Partner Program de NVIDIA, en el cual se exigía a los ensambladores (MSI, ASUS, Gigabyte, …) y a los fabricantes de equipos no vender los productos NVIDIA bajo la misma marca comercial que vendían los productos basados en AMD. Esto provoco situaciones como ASUS teniendo que lanzar rápidamente su nueva marca AREZ por no poder seguir comercializando sus productos basados en AMD bajo su marca habitual ROG.
Por supuesto el acuerdo no implicaba directamente una orden directa de NVIDIA, si no que establecía ciertos beneficios como campañas publicitarias a coste de NVIDIA, precios o prioridades de stock para los firmantes del acuerdo GPP, que en la actual situación de mercado no podían rechazarse. Algunos fabricantes firmaron el acuerdo, sobretodo aquellos que ensamblan GPU, pero otros ensambladores de equipos se negaron a firmar un acuerdo que consideraban de abusivo y que atentaba contra la libertad de los usuarios de escoger el hardware bajo sus marcas favoritas.
AMD también acusaba hace unas semanas a NVIDIA de establecer un modus operandi en el que se le cobran “impuestos gaming” a los jugadores por utilizar las tecnologías propietarias de NVIDIA como G-Sync o por establecer un acuerdo GPP que claramente va orientado a hacer ver que AMD es una marca secundaria. Incluso Intel levanto la voz debido a que la marca azul se encuentra próxima a comercializar sus propias tarjetas gráficas dedicadas y estaba viendo como sus productos basados en CPU Intel + GPU Vega iban a ser discriminados en los equipos de destino al relegarse a marcas secundarias o nuevas.
Finalmente NVIDIA ha dado marcha atrás a este acuerdo y ha anunciado su cancelación con este comunicado:
 

“Con GPP pedimos a nuestros socios definir las marcas de sus productos con claridad. La elección de GPU define una plataforma de juego. Por este motivo, la marca de la GPU debería ser totalmente transparente; que no oculte otra GPU bajo un montón de palabrería tecnológica.
La mayor parte de los socios aceptaron. Son propietarios de sus marcas y GPP no cambió eso. Decidieron cómo querían mostrar las promesas de sus productos a los jugadores. Pese a ello, hoy hemos cancelado GPP para evitar cualquier distracción del superemocionante trabajo que estamos llevando a cabo para traer avances increíbles a los juegos de PC.”

 
Teniendo en cuenta que NVIDIA negó en todo momento los abusos del GPP y ahora en el comunicado oficial de cancelación hablan claramente de que intentaron forzar a los fabricantes a posicionarse con sus marcas, quedan bastante claras las intenciones de NVIDIA.
Por ahora no se había anunciado ninguna acción legal contra NVIDIA por este acuerdo, pero fabricantes como Dell y HP evitaron firmarlo por que representaba para ellos problemas éticos y legales importantes. Y queda por ver si fabricantes como ASUS revertirán la situación y cancelaran los productos AREZ que ya no tienen razón alguna de ser, o si alguno de ellos tomará represalias legales por haberles forzado a firmar un acuerdo que a todas luces no era trigo limpio.
 

Comentarios