Al parecer Nvidia quiere reaccionar al lanzamiento de la Radeon RX550 que ha aparecido a un precio alrededor de los 85€. Lo hará con la próxima Nvidia GeForce GT 1030 basada en la arquitectura Pascal junto con el silicio GP108 fabricado en 14nm junto con 512 Shaders y 2GB de memoria GDDR5 y un bus de 128-Bits. Este movimiento volvería a hacer florecer el mercado de GPUs discretas de bajo coste para sustituir unas IGPs que siguen creciendo día a día.
La tarjeta contará con un PCB de pequeñas dimensiones por lo que podemos esperar que el silicio confíe totalmente en la ranura PCI-Express para su correcta alimentación. Las futuras GT 1030 vendrán en diseños de bajo perfil y sin ventilador. También nos propondrá unas conexiones de salida actualizadas, incluyendo HDMI 2.0b y DisplayPort 1.4, que su predecesor, el GT 730 carece. La compañía podría anunciar formalmente el GT 1030 hacia mediados de mayo de 2017.