Un interesante estudio, hecho por el Youtuber AdoredTV mediante dos vídeos en su canal, revela varios datos interesantes sobre las generaciones de tarjetas gráficas de NVIDIA en las ultimas décadas. En el gráfico facilitado por este canal, el cual os dejamos debajo de estas palabras, podemos ver generación a generación el aumento de rendimiento entre los diferentes modelos tope de gama de NVIDIA, siendo claramente sorprendente como el conocido fabricante ha pasado de ofrecer una media del 60% de mejora de una generación a otra, o en algunos casos incluso porcentajes que superaban el 100%, todo ello antes del 2010, a unas mejoras de rendimiento muy escasas que en muchos casos no consiguen llegar a un 30% de una generación a la siguiente.
 

 
Por supuesto la gran excepción en los viejos tiempos fue la 9800 GTX, que apenas aportaba una mejora del 7.7% frente a una 8800GTX, pero sí podemos ver como el cambio de una 7800GTX una 8800GTX suponía una mejora del 130% en rendimiento. En la era moderna de la década actual, nos encontramos un panorama totalmente diferente con un cambio de una GTX 480 a una GTX 580, que solo supone un aumento del 14.9% de rendimiento, para luego pasar a un salto del 28.8% con el salto a una GTX 680.
Por supuesto no queda la cosa ahí, ya que el salto desde las GTX 680 a las GTX 780 supuso un 20.4% extra de rendimiento, mientras el salto siguiente a las GTX 980 se saldaba con un 29.9% y finalmente el salto a las GTX 1080 nos ha devuelto a una tasa más razonable con un 56.3% de rendimiento extra frente a su predecesora.
Los motivos de este cambio, son bastantes claros, en primer lugar AMD ha dejado el mercado bastante libre para NVIDIA durante las épocas de menor aumento de rendimiento, sin una oposición real en cuanto a tarjetas gráficas, y con unas relaciones rendimiento/consumo bastante malas. En segundo lugar cabe destacar como culpable la propia estrategia de NVIDIA, lanzando la serie 600, serie 700 y serie 900, apenas con mejoras frente a la serie anterior y prácticamente ampliando el tamaño del die para conseguir mayor rendimiento, ya que el fabricante había estado vendiendo versiones recortadas de su chip como series completas.
Por si fuera poco, NVIDIA suele reservar la mejor versión de su chip para las versiones Ti de sus tarjetas, y hemos pasado de las GTX 780 Ti a unas GTX 980 Ti y finalmente a las nuevas GTX 1080 Ti, que aportan mayor rendimiento, en un modelo entusiasta frente al modelo de gama alta. Por si fuera poco también suponen un aumento de precio considerable, ya que en pleno 2017 podemos encontrar tarjetas gráficas gaming en modelos bastante convencionales por más de 800€.
Veremos lo que nos espera cuando lleguen las nuevas tarjetas gráficas basadas en la arquitectura Volta, y que rendimiento aportan frente a sus predecesoras, pero de momento lo que si es cierto es que la cantidad de memoria en la ultima década no ha dejado de escalar de forma continua, pasando rápidamente de apenas equipar 1GB de memoria hasta los 11 o 12GB que equipan las GTX 1080 Ti o Titan Xp, mientras que los 8GB de memoria VRAM es el estándar de hoy en día.
Os dejamos con los vídeos mencionados, no olvidéis comentar vuestras experiencias con NVIDIA en los comentarios y opinar si el canal de youtube tiene razón o no: