NVIDIA ha publicado una nueva versión de sus drivers Game Ready con la que dice terminar este año 2017. Esta nueva versión se ha centrado única y exclusivamente en el popular juego Battle Royale, Playerunknown’s Battlegrounds, en la cual según NVIDIA se habría invertido una gran cantidad de horas de tres equipos diferentes en todo el mundo para lograr una mejora notable del rendimiento.
Además del driver, NVIDIA ha proporcionado una pequeña guia con su producto para saber a que resoluciones debemos esperar jugar con que niveles de detalle, con un resultado que nos habla de que es necesaria una GTX 1080 Ti para jugar a 4K, una GTX 1070 para jugar a 1440p y una GTX 1060 para jugar a 1080p, con los detalles en nivel Alto.
 

“En 1920 × 1080, la GeForce GTX 1060 alcanzó un promedio de 70 FPS y no pasó de 60 FPS, razón por la cual los desarrolladores del juego en la Corporación PUBG hicieron de la GeForce GTX 1060 las tarjetas gráficas GeForce GTX oficiales “recomendadas”. Mientras tanto, a 2560 × 1440, la GeForce GTX 1070 fue la primera GPU en superar los 60 FPS, funcionando a un promedio de 72 FPS, con un mínimo de 61 FPS. Y el siempre exigente 4K requería los talentos de la GeForce GTX 1080 Ti, la tarjeta gráfica de consumo más rápida del mundo, que funcionaba exactamente a 60 FPS con un conjunto completo de configuraciones altas.

Si desea llevar las cosas más lejos y habilitar la configuración Ultra de máxima calidad de PUBG, mientras conserva un juego suave de 60 FPS, necesitará subir de nivel en cada resolución: 1920 × 1080 ahora requiere una GeForce GTX 1070, 2560 × 1440 una GeForce GTX 1080 y 3840 × 2160 una GeForce GTX 1080 Ti personalizada con overclock de fábrica.”

 

 
Desde luego cualquier optimización para PUBG es siempre bienvenida, ya que dependiendo de la zona del mapa que estemos jugando la caída de framerate puede ser notable, algo que en un shooter suele ser desagradable a la hora de jugar.