Todos sabemos lo muy fuerte que aposto AMD por la memoria apilada para las GPU como alternativa a la actual memoria GDDR5 o GDDR5X, dando lugar así a la serie Fury con 4GB de memoria HBM de primera generación que a pesar de que no era lo esperado, si sorprendió por su solvencia a altas resoluciones.
AMD abandonó la memoria HBM en su siguiente serie de tarjetas gráficas serie 400 en favor de la memoria GDDR5, ya que la segunda generación de la memoria apilada ha tardado más de lo esperado en estar disponible llevando a que las nuevas tarjetas gráficas de arquitectura Vega se retrasaran a un lanzamiento a mitad de año con su nueva memoria HBM2. NVIDIA por su lado decidió no apostar por la memoria apilada en su serie 10 de tarjetas gráficas, de hecho, aposto por la memoria GDDR5X algo más rápida y mayores cantidades de la misma con hasta 12GB en sus tarjetas Titan y Titan Xp.
NVIDIA finalmente se ha adelantado con la primera tarjeta gráfica en equipar la memoria HBM2 con su tarjeta para el formato profesional Tesla P100, estas tarjetas en cambio a sus hermanas gaming llegan para procesos intensivos de computo, donde destacan ofreciendo mucha más potencia de calculo que las CPU de servidor convencionales. Estas nuevas GPU llegaran con modelos de 12 y 16GB de este tipo de memoria, logrando anchos de banda de hasta 732GB/s, mucho más de lo que estamos viendo en los últimos modelos de consumidor.