Mucho se ha escrito ya sobre AMD Ryzen y en OCKD habréis podido ver una buena cantidad de pruebas de varios de sus procesadores, desde la gama más baja, hasta la gama más alta con Threadripper. Pero al final toca valorar lo que realmente AMD Ryzen puede ofrecer al usuario, pero no al usuario entusiasta o al más humilde del sector económico, si no al usuario medio, a usuario que tiene que valorar la plataforma Ryzen como un todo terreno. Ese usuario medio, suele ser también el usuario gamer, el usuario que busca sentarse enfrente de su ordenador a echar horas en sus juegos favoritos y que se ha comprado un equipo de precio medio para poder hacerlo. Y ese usuario, es al que apunta AMD Ryzen.

Esta claro por la infinidad de pruebas que hemos podido ver en la red, que AMD Ryzen no puede aportar un rendimiento entusiasta nivel máximo en cuanto a CPU jugando, por lo que se descarta aquello de obtener el máximo framerate de cada gráfica que te compres para esa plataforma en caso de equipar un AMD Ryzen y por supuesto para aquellos que quieran marcar récords en cuanto a benchmark esta completamente fuera de lugar. Pero eso no es lo que hacen los usuarios medios, el usuario medio quiere jugar, a ser posible a 60fps en los juego modernos o en aquellos más populares free-to-play o shooters online tener framerates más altos si es posible para competir en las mejores condiciones contra los otros jugadores.

Si bien Ryzen no puede lograr la máxima tasa de framerates, lo cierto es que por su lado se defiende para lograr unos respetables 60fps o más. Mucha gente parece subestimar a estos procesadores por lo ocurrido durante la época de AMD FX con los impopulares Bulldozer y no se podría estar más equivocado, Ryzen hoy en día ofrece un rendimiento mononúcleo que supera con creces a la tercera generación de procesadores Intel e incluso en algunas pruebas llega a acercarse a lo que nos puede ofrecer la cuarta o la quinta generación. Y por supuesto, a nadie lo vemos despreciar un i7 2600K o un i7 4790K, los cuales son todavía muy validos para gaming, de hecho, mucha gente sigue utilizando sus Core i5 de generaciones pasadas sin mayores problemas.

Un día llega AMD con su nueva arquitectura Zen y sus nuevos procesadores Ryzen, y te ofrece un procesador como el Ryzen 5 1500X de cuatro núcleos y ocho hilos por apenas más de 180€ o alguna de sus variantes más económicas por algo menos de precio, y si te paras a pensar, te están ofreciendo algo así como un i7 de hace varias generaciones con un consumo de 65W casi a la mitad de lo que cuesta un Core i7 moderno, en una línea de precios donde Intel apenas puede ofrecerte su linea Core i5 de cuatro núcleos y cuatro hilos, con procesadores bloqueados además. Y no puedo olvidar tampoco a Ryzen 5 1600X como alternativa desde mi punto de vista ideal, con un procesador de seis núcleos y doce hilos, a un precio de unos 230€, lo cual es completamente de risa, aunque con un TDP mayor hasta los 95W respecto a su hermano menor.

Cualquiera de estos procesadores al no disponer tampoco de grandes capacidades de overclock, ya que es difícil pasar de la linea de los 4Ghz, hace que sea fácil equiparlos en placas base que si ya de por si son más económicas de lo que encontramos en Intel, encima cualquier placa base casi de gama baja o media nos sirve en el entorno de 100€ para tener un equipo de calidad muy alta, perfecto para un gamer con ciertas exigencias.
El haber ahorrado en CPU, obviamente permite ajustar mejor nuestro presupuesto, ya que si con un i7 Intel nos planteábamos una GTX 1060, ahora con un Ryzen 5 1500X tenemos la posibilidad de equipar fácilmente una GTX 1070 con la diferencia de precio. Aunque esto es un simple ejemplo y se puede aplicar de muchas maneras.

Por supuesto, esto no acaba aquí, ya que Ryzen llega al mercado con procesadores de corte muy humilde como los Ryzen 3 1200 por apenas algo más de 100€ y con cuatro núcleos/hilos que aportarán un gran rendimiento incluso para los equipos más humildes. O por otro lado tenemos su plataforma entusiasta con AMD Threadripper que aporta mucha más potencia de CPU a base de procesadores de 12 y 16 núcleos para aquellos que necesiten más para tareas intensivas, aunque el procesador Ryzen 7 1700X ya ofrece bastante en este aspecto con sus 8 núcleos.

En resumen para nuestros lectores, os recomiendo no subestimar a la plataforma Ryzen, la cual esta haciendo que AMD recupere mercado de CPU rápidamente ante una Intel que no ha sabido reaccionar a tiempo, al final no todo es la CPU más potente en mononúcleo, si no que la mayoría de usuarios terminan equilibrando sus equipos acorde a sus presupuestos. Si los mismos ensambladores se han dado cuenta de que vale la pena vender equipos AMD Ryzen, nosotros al menos deberíamos plantearnos darle una oportunidad a estos nuevos procesadores.

Comentarios