raspberry-pi-logo1
Imagino que a estas alturas de la vida muchos de los lectores de OCKD ya conoceréis de sobra lo que es una Raspberry Pi, para los que no, se trata de una placa base muy sencilla que incluye todo lo necesario para tener un mini-pc básico, de hecho el primer modelo se lanzo con un procesador ARM, 256MB de RAM, una GPU Broadcom VideoCore IV con una salida HDMI, un jack de audio, un solo puerto USB , un puerto ethernet y una ranura para tarjetas SD que haría las veces de almacenamiento, haciendo que esta solo tuviera que alimentarse de un sencillo puerto Micro-USB (como el de los móviles) teniendo un consumo eléctrico ridículo de 2.5W.
 
raspberry-pi-3
 
Con el tiempo se lanzaron mas modelos con mas puertos USB, mas memoria RAM, incluso mas tarde se lanzo una segunda versión estando ahora mismo en el tercer modelo de la misma con un SOC Quad-Core de 64Bit y 1GB de RAM, este nuevo modelo ya incorpora Wifi y Bluetooth integrados, cuatro puertos USB, ademas de otras novedades, obviamente el aumento de potencia y sobretodo el aumento de la memoria disponible ha traído consigo el poder realizar tareas mucho mas complejas y no son pocos los que disfrutan de una de estas placas pequeñas y económicas (alrededor de unos 40€) como centro multimedia en su salón o incluso como un pequeño equipo para emular juegos retro.
Entonces a muchos usuarios de la misma se les ocurre la maravillosa idea de seguir llevando adelante el tema de la emulación, de hecho hay varias alternativas e incluso sistemas operativos como retropie que nos permiten jugar a juegos clásicos, recreativas o incluso algunos ya no tan clásicos de Playstation 1, Nintendo 64 o Dreamcast, sinceramente una pasada teniendo en cuenta que hoy no es difícil conseguir un gamepad USB y/o wireless incluso del estilo de consolas antiguas y que la emulación de todos estos sistemas es algo que ya esta muy rodado.
 
retropie_osmc

Menu de Retropie donde podemos seleccionar sistema y después el listado de juegos instalados.

Incluso no es raro ver como los mas manitas, se crean sus mini-recreativas o consolas portátiles usando este sistema, con mucho esfuerzo y dedicación se pueden conseguir resultados bastante decentes y recordemos que el consumo de todos los elementos hoy en día es tan bajo que incluso se pueden usar de forma 100% portátil si añadimos una batería de suficiente capacidad, al fin y al cabo la gente carga hoy en día sus móviles con un power bank cuando no están en casa.

bartopejemplo

Ejemplo de mini-recreativa o Bartop

También habréis notado como recientemente como Nintendo se ha subido al carro de la “Fiebre Retro” y ha lanzado la NES Mini Classic, que aunque no equipa una Raspberry Pi como tal en su interior usa el mismo sistema con dos puertos para gamepad personalizados y una batería interna, en su caso, ofrecen 30 títulos de NES, la consola y un mando por 59,99€, eso si, si conseguís encontrarla ya que esta totalmente agotada.

nintendo_classic_mini_nes-3447680

Obviamente lo retro huele a dinero y no ha pasado mucho tiempo hasta que a alguien “se le ha ocurrido” la maravillosa idea de coger una Raspberry PI, montarle una carcasa o fabricar una personalizada para venderla en masa, añadirle una tarjeta de memoria, un gamepad y una recopilación de juegos para retropie que cualquiera puede encontrar por internet con mínimo esfuerzo para venderlo entre 150 y 400€ según claro el sistema que vayamos a comprar, pero os puedo asegurar que lo que es el material aportado cuesta menos de la mitad y comprado en tienda, no estamos hablando de precio de mayorista.

Así durante estos últimos meses no dejan de aparecer los “Ultimate Retro System” que en algunos casos ni siquiera se han currado una simple carcasa personalizada, si no que han montado la oficial, han añadido un mando, una tarjeta de memoria y una compilación de Retropie que se han descargado de alguna de las comunidades de la scene que si han trabajado bastante para rodarlo todo.

Incluso algunos con tanta cara como para lanzar sus productos con logos similares a los de Nintendo o comercializando descaradamente copias de proyectos que algunos usuarios desinteresadamente han compartido en la red.

Todo esto no me sorprende ya que el tema de los emuladores no es la primera vez ni la ultima que alguien intenta vender desde un CD recopilatorio a cualquier otro artilugio o incluso aquellos que cobraban por vender un emulador cuando en su distribución indican claramente que es gratuito, pero de alguna manera me molesta que como siempre unos cuantos “caraduras” se aprovechen de la gente que no tiene ni idea y sean capaces de cobrarle a alguien 300€ por una Raspberry Pi 3, una carcasa, una SD y un recopilatorio que ni siquiera han hecho ellos (que hay incluso los que modifican para incluir “sus logos empresariales”).

¿Que opináis del tema? ¿Creéis que se están excediendo? ¿Encontraremos al final Raspberrys con emuladores en el mercadillo?

 
 

Comentarios