Llego el día y el pasado jueves 6 de abril Digital Foundry desveló sin demasiadas sorpresas más detalles de la nueva consola de Microsoft. Como se venia anunciando mediante rumores durante los primeros meses del año y de la poca información oficial que teníamos, estaba claro que el centro del proyecto iba a ser la nueva GPU firmada por AMD con una potencia de 6 TeraFLOPS que según las primeras palabras de Microsoft haría que Project Scorpio se moviera en resoluciones 4K nativas en los juegos que ya han sido lanzados y en los que están por venir. Nada más lejos de la realidad ya que el mismo Phil Spencer fue faltando a sus primeras palabras hablando de que quizás otros desarrolladores tengan otros objetivos que no son apuntar a la poco asequible resolucion 4K.
Pero antes de entrar en materia, hagamos un repaso a lo que sabemos ahora gracias a DF y su revelación. Sabemos que tal va a ser su GPU, que vale, teniendo en cuenta que las GPU mas potentes del mercado en PC alcanzan los 12 TeraFLOP y con overclock superan los 15 TeraFLOP como hemos podido ver hoy mismo con las nuevas NVIDIA Titan XP no es un mal numero tener 6 TeraFLOPS de potencia bruta, por si fuera poco sabemos que en consola al ser sistemas cerrados esta potencia se aprovecha mucho más.
En cuanto a la memoria, se amplían los 8GB DDR3 originales de Xbox One a 12GB GDDR5, dándole la razón a Sony en que este sistema era mucho mejor que la combinación DDR3+ESRAM escogida para la Xbox One original, en el lado negativo, cuatro de los ocho GB GDDR5 han quedado reservados para el sistema, por lo que la consola finalmente solo tendrá disponibles 8GB GDDR5 para los juegos, que es algo más de la memoria disponible en PS4 Pro y suponemos que memoria suficiente para mover cualquier juego con garantías, pero quizás demasiado poco considerando que es memoria compartida y un equipo PC humilde cuenta con 8 a 16 GB de memoria principal y al menos ya 4 o 8GB de VRAM, no es moco de pavo la diferencia.
En cuanto a CPU, la mayor decepción, un refrito acelerado. La CPU se basa en el mismo diseño de ocho núcleos que en Xbox One aunque se dice que se han incluido mejoras, a bote pronto solo encontramos los mismos núcleos de arquitectura obsoleta de AMD con mayores frecuencias, teniendo en cuenta que la consola de Microsoft también se reserva uno o dos núcleos para su sistema, ya nos da un poco la risa.
Pero empezando por la CPU, ¿Que opciones reales tenia Microsoft de mejorar su consola? si el acuerdo con AMD continua, parece que estaba claro que una CPU Ryzen estaba descartada por la inmadurez de la plataforma, la otra opción queda en aumentar frecuencias o añadir mayor conteo de núcleos, algo que seria terrible sobre la base tan ineficiente que suponen los procesadores de esa arquitectura por mucho que se hayan fabricado sobre los 16nm. La ultima opción hubiera sido esperar a que la posibilidad Ryzen estuviera madura, pero como siempre hay un pero ¿podía Microsoft permitirse esperar a Ryzen, pongamos, hasta final de año?, yo creo que no, PS4 Pro le come la tostada.
Dejando de lado las especificaciones, la consola apunta a mover juegos en resolucion 4K nativa, algo a lo que yo ya me había mostrado escéptico en varios artículos, lo primero por que algunos juegos no van a llegar a no ser que se recorte calidad gráfica en favor de la resolucion (reescalado a la vista), y lo segundo, por que llegará el momento cuando la nueva consola comience a tener una base más amplia de jugadores en que los desarrolladores van a querer aprovechar la consola para ofrecer un juego con una calidad visual superior sacrificando la resolución, un ejemplo que di hace tiempo es apuntar a resolución 1080p o alguna ligeramente superior con reescalado a 4K, pero por otro lado ofrecer unos gráficos que simplemente a 4K@30FPS no se hubieran podido ofrecer.
Esto significa también que las actuales PS4 y Xbox One tienen los días contados, incluso puede que la PS4 Pro, cuando esta se vea con grandes diferencias de potencia entre las dos consolas, no creo que sea algo que pase hasta dentro de dos años, pero creo que tanto Sony como Microsoft van a optar por un camino de actualizaciones de su consola cada dos o tres años que va a enfadar mucho a su base de jugadores, quien pueda, seguirá comprando y quien no tendrá que aguantar en la plataforma original hasta que simplemente todos los desarrolladores dejen de darle soporte.
Para el PC Gaming esto significa también que el lastre en cuando a desarrollo gráfico que suponen las dos consolas actuales esta más cerca de terminarse y cualquier mejora que llegue gracias a esta nueva consola será bien recibida en PC como nuevos pasos adelante, ya que los AAA hay que asumir que hoy en día son y serán multiplataforma excepto en contadas ocasiones.
Finalmente, Microsoft cada día se acerca con su Xbox más hacia el PC y Windows 10 esta lo suficientemente cerca ya de Xbox como prácticamente tocarse, el nuevo Game Mode de Windows 10 es un ejemplo de lo que esta por venir, ¿por que no un PC con sistema operativo de Xbox?, ya muchos juegos se auto-ajustan automáticamente y podrían existir “configuraciones” recomendadas para este tipo de experimento, personalmente, creo que es algo que no tardaremos mucho en ver, el futuro esta a la vuelta de la esquina y creo que Microsoft esta dando los pasos correctos a pesar de que no esta ganando la carrera en cuanto a vender su consola se refiere.