Detrás de los port de Wolfenstein II: The New Colossus y Doom para Nintendo Switch está el estudio Panic Button, que tuvo el encargo de Bethesda de llevar a la consola híbrida ambos juegos que están disponibles en PC y las consolas de sobremesa de nueva generación.

El trabajo para ambos juegos ha sido colosal y el resultado final lejos de ser decepcionante ha resultado muy satisfactorio para sobretodo quienes creíamos que el apartado gráfico iba a ser mucho peor debido a las limitaciones del hardware de la consola.

El estudio recientemente ha protagonizado una sesión de “Preguntame lo que quieras” en Reddit donde han hablado de su trabajo con la consola de Nintendo y de ambos port. Donde Andy Boggs, director técnico y uno de los fundadores de Panic Button, ha sido preguntado si se había llevado a la consola híbrida hasta su limite gráfico con Wolfenstein II, a lo que responde que en el estudio siempre tienen la sensación de estar exprimiendo hasta la última gota de su hardware, pero que una vez terminado el trabajo miran atras y se dan cuenta que hay algo que podrían haber probado o optimizado para dar un paso más allá.

Desde Panic Button también se comenta que el trabajo de Nintendo con la consola y sobretodo con sus herramientas y API, abren la puerta a nuevas posibilidades y técnicas que ayudan a exprimir un poco más a la consola.

Además aseguran que Switch es una “pieza de hardware única”, que no es comparable a las consolas de sobremesa de la competencia debido a ser híbrida. Por su parte dicen no haber encontrado un claro cuello de botella o un talón de Aquiles en la consola que limite su trabajo.

En cuanto al tiempo de desarrollo de un port, Boggs habla de entre 3 meses y un año, lo cual explicaría el retraso de la versión Switch de Wolfenstein II.

Por ahora de Panic Button sabemos que están centrados en la versión Switch del Free-to-Play Warframe, aunque desde el estudio se afirma que están trabajando en otros títulos que se anunciarán en el futuro.

 

Comentarios