PEGI (Pan European Game Information) finalmente ha dado respuesta a las polémicas generadas durante los últimos meses producidas con algunos excesos en las estrategias de micropagos de algunas compañías en su juegos. Las cuales en busca de monetizar aún más sus lanzamientos buscaban crear esquemas de promoción de compras dentro del juego, para que los jugadores tuvieran la “necesidad” de pasar por caja de nuevo para obtener atajos o elementos estéticos que de otra forma eran muy difíciles de conseguir o requerían un largo tiempo.

PEGI ha optado por introducir una nueva advertencia en los juegos físicos en forma de una nueva señalización que habla de “compras dentro del juego” y que está claramente señalada con una mano con una tarjeta de crédito. La nueva advertencia de PEGI busca informar a los padres de que están adquiriendo para los pequeños de la casa un juego desde el que es posible adquirir paquetes de contenido, DLC o otros elementos con dinero real.

La organización además ha hablado de una encuesta realizada en Reino Unido, Francia, Alemania y España donde 2 de cada 5 padres reconocen que sus hijos realizan compras dentro de los juegos, donde 8 de cada 10 de los pequeños de la casa tiene algún tipo de acuerdo con sus padres para hacer los pagos de forma controlada. El 60% de los pequeños de la casa piden permiso según esta encuesta y un 31% de padres optan por un control parental directo.

Entre los pequeños se ha revelado que un 31% tienen un limite de gasto semanal o mensual, mientras que un 20% de los padres han optado por el uso de tarjetas de prepago para fijar los limites. Un 2% de los padres reconocen no supervisar los pagos de lo más pequeños de la casa, algo totalmente desaconsejable.

La nueva advertencia comenzará a verse en los juegos con compras internas a partir de finales de año.

Comentarios