PUBG y Dota son los dos únicos juegos que han sido capaces de superar esta cifra. Ahora bien, mientras el moba de Valve sólo lo ha conseguido de vez en cuando, el popular battle royale se había mantenido estable en un millón de jugadores diarios, hasta ayer, que bajó a 960.000.

Siendo todavía una cifra envidiable, es innegable que poco a poco el rey está siendo destronado; primero por Fortnite y ahora por los modos del mismo tipo que incorporarán las dos grandes sagas de shooters, Call of Duty y Battlefield. De hecho, la caída por debajo de la cifra de un millón, nivel mínimo que mantuvo durante más de un año, coincide con el lanzamiento de la beta de Blackout, el modo battle royal de Call of Duty.

Fuente: Eurogamer.es.

Comentarios