Uno de los grandes anuncios de Microsoft del pasado E3 2017, fue la llegada de Playerunknown’s Battlegrounds a Xbox One. Lo cual implicaba que el popular Battle Royale de PC que ha causado un autentica avalancha de ventas durante 2017, llega a la consola de Microsoft con un nuevo estilo de control y con la esperanza de repetir el éxito en la consola.
El día llego de lanzamiento y este es todo un desastre para quienes se han atrevido a probar el título, ya si en PC los jugadores esperamos de un shooter al menos poder jugar a 60fps, la versión consola aun en la poderosa Xbox One X no consigue mantener ni los 30fps de forma constante.
Digital Foundry ha publicado hoy un vídeo analizando el rendimiento del juego tanto en una Xbox One, como en una Xbox One X, dejando claro que el juego no ha estado a la altura de las expectativas y aún con texturas de muy baja calidad el juego sigue arrastrándose en su versión consola bajando incluso de los 20fps.
 

 
El vídeo deja claro el desastre, dejando al juego en niveles desde mi punto de vista injugables en muchas ocasiones, ya que no mantener ni siquiera los 30fps me parece totalmente inaceptable. La Xbox One X parece mantener mejor mejor framerate en la mayoría de situaciones.
Si he de señalar a un culpable, yo creo que la escasa CPU de las consolas de nueva generación es la principal culpable de los problemas de rendimiento el del juego, ya en PC el juego es muy CPU dependiente y las CPU con menor IPC o más obsoletas sufren para mantener los 60fps de forma constante. Si tenemos en cuenta que las consolas de nueva generación usan una versión de los obsoletos AMD FX de 8 núcleos a frecuencias de menos de 2Ghz o un poco más en caso de la Xbox One X, se entienden este tipo de problemas.