Que los juegos en PlayStation Classic sean simplemente versiones emuladas no era ningún secreto, ya que es el sistema más común en las consolas retro. Pero que Sony haya usado como base par su consola directamente el emulador de código abierto PCSX sin la mayoría de sus opciones y sin haber trabajado nada los juegos incluidos ya parece otra cosa.

Las redes sociales se están dividiendo en las últimas horas entre los que opinan que está es una decepción más y que Sony va a vender un producto tremendamente descuidado, y entre los que agradecen el uso de un emulador con tanto recorrido en la plataforma PCSX.

Resulta curioso que en otra época la propia Sony intentará una batalla judicial contra los creadores de un emulador de su consola para impedir su desarrollo y ahora casi dos décadas después utilice esos mismos emuladores que condenaba en su nuevo hardware.

Esta noticia junto a la que publicábamos ayer de que los juegos en España llegarán en  versiones en inglés dejándonos sin el fantástico doblaje de Metal Gear Solid, están poniendo las cosas muy difíciles a la consola retro de Sony.