En 2019 Playerunknown’s Battlegrounds se unio a la lista de juegos que permiten el juego cruzado entre PlayStation 4 y Xbox One, pero como viene siendo habitual, muchas veces ese juego cruzado se limita a enfrentarte contra jugadores de otras consolas y no a formar equipo con amigos que dispongan de la otra plataforma.

Eso va a cambiar con la actualización 6.2 que ha sido lanzada hoy, ya que PUBG permitirá jugar con jugadores, buscar amigos y invitarlos aunque estén jugando en otra plataforma. La nueva actualización también permite silenciar a jugadores de la otra plataforma, tanto en el lobby como en la partida de forma independiente y permite unirse a partidas personalizadas creadas en cualquiera de las dos consolas.

Desde luego un paso muy importante para PUBG, ya que su rival Fornite llevaba bastante adelanto en cuanto a juego cruzado.

Comentarios