Con la polémica aun caliente por el Event Pass, Playerunknown’s Battlegrounds no pasa por su mejor momento. Ya que el boom inicial parece haberse desinflado por alternativas como Fortnite, que han sabido moverse mejor en el resto de plataformas y que han visto su popularidad tirada de un mayor tirón mediático.

Brendan Greene, creador de PUBG no se rinde y comenta que actualmente el equipo de desarrollo está inmerso en una reestructuración completa del código del juego, ya que con el tiempo se han acumulado numerosos parches temporales.

La idea es la de optimizar a PUBG a largo plazo con grandes cambios a nivel de código, por lo que se esperan algunos problemas por el camino que podrían afectar a próximos parches del juego.

Quizás con el tiempo las optimizaciones permitan acercar la versión de Xbox One a la de PC, ya que el nivel de actualizaciones sigue un ritmo muy diferente.