Desde hace unas semanas os estamos hablando frecuentemente acerca de los problemas de PUBG en Xbox One X y de las intenciones de Bluehole de ofrecer un parche con varias opciones gráficas que permitan a los jugadores ajustar la calidad gráfica y el rendimiento del título a su gusto de forma limitada.

Este parche inicialmente se esperaba para esta misma semana, pero Bluehole ha comunicado que el parche se ha visto retrasado hasta mediados de diciembre. El desarrollador del conocido Battle Royale escusa el retraso con que tienen que hacer más pruebas internas antes de poder ofrecer esta solución al público.

Este nuevo retraso deja a Xbox One con cierto retraso de contenido frente a la versión PC de nuevo, en un momento que parecía que ambas versiones ya prácticamente estaban al mismo nivel, lo cual podría haber dado lugar al crossplay entre PC y Xbox One en el futuro.